El Gobierno recupera tierras que Macri cedió a sus aliados para impulsar el mercado inmobialiario

Corrientes deberá devolver al Estado nacional cerca de 10 hectáreas que se entregaron en las últimas semanas de la pasada gestión. También avanza con la revisión de 31 inmuebles que se entregaron a la ciudad de Buenos Aires.

El Gobierno avanzó este lunes con la primera medida de revisión de las concesiones de tierras que la administración del expresidente Mauricio Macri concretó en los últimos meses a cargo del Ejecutivo, y le quitó a un distrito aliado de Cambiemos la posesión de alrededor de 10 hectáreas que estaban proyectadas para un desarrollo inmobiliario a cargo del sector privado.

Por primera vez desde su creación, la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) emitió una resolución por medio de la cual recupera alrededor de 100.000 metros cuadrados de tierras públicas nacionales cedidas a través de un permiso de uso a la ciudad de Corrientes.

Los terrenos, que pertenecieron al ex Regimiento de Infantería N°9 -donde se produjeron torturas y detenciones arbitrarias durante última la dictadura militar- se pretendían para la construcción de un complejo urbanístico en la costanera, y fueron objeto de un convenio marco firmado entre la AABE, la provincia y la ciudad de Corrientes con la Unidad Plan Belgrano.

El acuerdo marco fue impulsado por el titular del Plan Belgrano, el correntino Carlos Vignolo, actual secretario general del gobernador Gustavo Valdés, y se firmó el 22 de agosto pasado. Al día siguiente, la municipalidad capitalina autorizó la construcción de 180.000 metros cuadrados con torres de hasta 105 metros de altura sobre la ribera del Paraná. El proceso fue objetado por organizaciones civiles y sociales, entre ellas el Observatorio del Derecho a la Ciudad.

El Plan Costero Urbano de Corrientes quedará en solo un sueño. Esas tierras podrían destinarse a viviendas sociales.
Mensaje en clave a Larreta 

La inusual decisión del organismo regulador de los bienes del Estado nacional no es un hecho aislado, sino que se inscribe en una revisión integral de las últimas acciones del macrismo, entre ellas la cesión de 31 inmuebles a la ciudad de Buenos Aires para compensar, en buena parte, el pago de obras que se efectuaron en el distrito entre 2015 y 2019, valuados en $ 16.000 millones.

En febrero pasado, el presidente Alberto Fernández frenó la transferencia de bienes y firmó un decreto que instruyó a la AABE la revisión de "la legalidad de los procesos que derivaron en la disposición de inmuebles del Estado a la ciudad de Buenos Aires".

Con otra medida similar, Fernández prohibió que la AABE pueda proceder a futuro en forma similar y dar en pago bienes inmuebles desafectados o declarados innecesarios para cancelar deudas o cumplir con asistencia financiera a las provincias o la Ciudad.

El freno a las transferencias de bienes a la capital fue una jugada de la Casa Rosada para presionar al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a sentarse a la mesa para negociar una reducción de la Coparticipación Federal de impuestos, que saltó de 1,4% a 3,75% en 2016 y hoy se ubica en 3,5%.

El Gobierno nacional pretendió en un comienzo presionar sobre la Ciudad para que ésta aceptase una quita de un punto en la transferencia de recursos, equivalente a unos $ 35.000 millones. Pero el distrito capitalino dejó entrever que ese monto haría "inviable" la gestión diaria y el "esfuerzo" por hacer apenas llega al medio punto, lo equivalente a unos $ 14.000 millones que, por otra parte, el distrito recuperará por la suspensión de la baja de alícuotas de tributos locales, como Ingresos Brutos y Sellos, en el marco del Pacto Fiscal.

Tags relacionados