KICILLOF CONVOCÓ A UNA DELEGACIÓN ESPAÑOLA AYER POR LA TARDE PARA NEGOCIAR

El Gobierno llega a un preacuerdo con España por la expropiación de YPF

La oferta implica un pago con activos líquidos y que ambas partes desistan de las acciones legales en curso. En España hablan de u$s 5.000 millones en bonos argentinos

Los gobiernos de la Argentina y de España resolvieron finalmente dar un paso en firme para empezar a sanar una herida que hace casi dos años tensa las relaciones bilaterales. A menos de una semana de haber asumido y con más urgencia que convicción, el nuevo ministro de Economía, Axel Kicillof, convocó a una delegación de funcionarios y directivos españoles y mexicanos a una reunión relámpago para sellar un principio de acuerdo sobre un pago por la expropiación del 51% del paquete accionario que Repsol tenía en YPF, que se llevó a cabo en abril de 2012.

La comitiva estuvo encabezada por el ministro de Industria y Energía de España, José Manuel Soria, quien a fines de octubre había recibido en su país al presidente de la estatizada petrolera, Miguel Galuccio, que en aquel momento anticipó que habría acuerdo antes de que termine el año.

Después de contactos informales que resultaron fallidos, fue la primera vez desde la estatización que se concreta un encuentro oficial entre ambas partes. El arreglo "implicará fijar el monto de la compensación y su pago con activos líquidos y que ambas partes desistirán de las acciones legales en curso, fue la información que remitieron en el Palacio de Hacienda".

A través de un escueto comunicado, desde el Ministerio de Economía no revelaron detalles de la propuesta económica, que según advirtieron está sujeta "a ratificación de los máximos órganos rectores de Repsol". Sin embargo, en España trascendió que la oferta estaría valuada en unos u$s 5.000 millones a desembolsar en bonos argentinos garantizados.

En la cartera de Kicillof no confirmaron estos datos, aunque de ser así estaría en línea con una de las últimas jugadas que hizo el Gobierno cuando utilizó títulos públicos (una combinación de bonos BONAR X para el capital y BODEN 15 para los intereses y a una tasa del 7% anual) para saldar la deuda con las cinco empresas que ganaron juicios en el Ciadi, del Banco Mundial.

Pero la compensación podría incluir además activos de otro tipo y con esta opción se descartó por completo la última iniciativa que llevó al directorio de Repsol el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) que posee el 9,4% de la petrolera española, Emilio Lozoya Austin, y que fue rechazada por unanimidad por el Consejo de Administración. La oferta apuntaba a la creación de una sociedad conjunta entre Repsol, YPF y Pemex para explotar el 6,4% del yacimiento de Vaca Muerta, la gran apuesta de Cristina Kirchner para recuperar la soberanía energética. Lozoya, quien también ayer participó de la reunión, fue el encargado en el último tiempo de mediar entre las partes y está enfrentado con el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

La presencia del directivo mexicano en Buenos Aires es un golpe directo al poder de Brufau, que exige por YPF al menos u$s 10.000 millones. En Repsol, que también emitió ayer un breve comunicado, señalaron que no detallará el pacto hasta someterlo al dictamen del Consejo que se celebrará mañana.

En YPF, entretanto, están convencidos que con el arreglo se destapará un aluvión de inversiones extranjeras. La falta de indemnización generó varios frentes legales en tribunales externos en contra de YPF y el estado argentino e incluso de empresas como Chevron, que decidieron asociarse con la petrolera.

Casualmente Pemex sería la primera en traer fondos frescos a YPF en lo inmediato. También empresas locales, como Bridas, de los hermanos Bulgheroni, que frenó inversiones por la falta de pago a los españoles, podría sumarse. "Es todo un triunfo", manifestó exultante Galuccio a directivos de YPF después de la reunión. El ingeniero desde el inicio fue un abonado de que el Estado tenía que resolver cuanto antes el conflicto.

La reunión, que fue calificada como "muy positiva" por fuentes cercanas a las negociación, se llevó a cabo en las Torres que tiene YPF en Puerto Madero. Y también estuvieron presentes el Secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini; el director general de negocios de Repsol, Nemesio Fernández Cuesta; Isidro Fainé en representación de la Caixa (que tiene el 13% de Repsol); el Embajador argentino en España, Carlos Bettini y Galuccio.

Tags relacionados