El Gobierno evita hablar de la expropiación de Edesur, pero analiza multas

El grupo de intendentes del PJ que encabeza la avanzada llevó el tema al Gobierno nacional: en el kirchnerismo desestiman la estatización, pero reclaman que se hagan las inversiones

Máximo Kirchner se pasó todo el fin de semana hablando con los principales intendentes del conurbano del Frente de Todos, cuentan cerca del diputado. Fue uno de los que terminó de darle forma a la avanzada oficial contra Edesur que traspasaría las fronteras bonaerenses para llevar el tema a la mesa nacional con una advertencia: que la firma cumpla el plan de inversiones prometido o se les podría quitar la concesión.

En el cristinismo evitan hablar de "estatización", un Plan A que suele presagiarse siempre como salida camporista a un determinado problema con una empresa privada. Tras el respaldo de Axel Kicillof la semana pasada al reclamo, la defensoría del Pueblo bonaerense le solicitó ayer al Ente Nacional de Regulación de Electricidad (ENRE) que "tome medidas drásticas" con la empresa de distribución de energía eléctrica. "Edesur no tiene voluntad y claramente no presta un servicio acorde a lo que la gente paga", reprochó su titular, Guido Lorenzino.

El apoyo del gobernador bonaerense a los alcaldes fue a la queja, no a la drástica solución que alguno llegó a enarbolar por lo bajo. "Expropiar no es una opción para nosotros", avisan en La Plata. ¿Cuál es la propuesta? "Apretarlos para que hagan inversiones y meterles muchas multas", avisan, sin filtro.

En la Casa Rosada coinciden y apuran la salida al laberinto a través de un plan de inversiones. Post-affaire Vicentin, se desesperan por espantar el fantasma intervencionista. Y tampoco lo ven como ganancia: estatizar la generadora eléctrica, pronostican en un importante despacho, sería "un dolor de cabeza" en los futuros cortes de luz veraniegos.

Esta es la antesala de la videoconferencia que tuvieron los alcaldes ayer con el Secretario de Energía, Sergio Lanziani, un funcionario que ya tiene un pie afuera por falta de apoyo político, según cuentan en la Casa Rosada. La interna que vive con su superior en los papeles, quedó patente porque más tarde el ministro de Producción Matías Kulfas organizó su propia reunión para abordar el tema Edesur: sin Zoom, recibió al interventor del ENRE, Federico Basualdo, y al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, uno de los cabecillas de la revuelta bonaerense contra la firma.

Fue otro histórico alcalde que pelea contra Edesur quien planteó el Plan A: "Después de 28 años de concesión, donde no hubo inversiones ni siquiera en la etapa del macrismo donde cobraron tarifas prácticamente dolarizadas e impagables, yo creo que hay que revocarle y sacarle la concesión porque no da para más", propuso Fernando Gray (Esteban Echeverría).

Como contó este diario en mayo, tanto Edenor como Edesur disminuyeron a la mitad el ritmo de sus inversiones debido a la menor cantidad de ingresos que recibieron por el extendido congelamiento tarifario, según los resultados del primer trimestre de 2020 que presentaron en la Bolsa y la CNV. Incluso Edesur reportó la pérdida de $ 120,6 millones en lo que va del año.

Tags relacionados