El FMI aprobó ampliación del préstamo para la Argentina y gira u$s 5700 M

Así lo decidió el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional hoy al concluir la primera revisión del desempeño económico argentino en virtud del Acuerdo Stand-By  de 36 meses que fue aprobado el 20 de junio de 2018.

Tal como se esperaba, el Directorio del Fondo Monetario Internacional  aprobó hoy en su sede central de Washington la ampliación del préstamo para la Argentina. Ahora hará un desembolso de u$s 5700 millones.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el día de hoy la primera revisión del desempeño económico de la Argentina en virtud del Acuerdo Stand-By (SBA) de 36 meses que fue aprobado el 20 de junio de 2018.

"La conclusión de la revisión permite a las autoridades obtener aproximadamente u$s 5.700 millones, lo que eleva los desembolsos totales desde junio hasta aproximadamente u$s 20.400 millones", indicó el organismo en un comunicado.

El Directorio Ejecutivo también aprobó una ampliación del Acuerdo Stand-By que incrementa el acceso hasta aproximadamente u$s 56.300 millones. Las autoridades han solicitado usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario.

 

 

Presupuesto

La noticia se conoce luego de que el jueves por la mañana se le dio media sanción al proyecto de Presupuesto 2019 donde gran parte de lo aprobado formó parte de las discusiones con el Fondo.

El FMI ya había discutido con el Gobierno en la anterior oportunidad, entre otros factores, la conveniencia de mantener las retenciones a las exportaciones del complejo sojero en 25,5% (hoy están en 33%), continuar con la eliminación de los subsidios a la energía y al transporte (que se concretó a través del traspaso a las provincias), congelar el empleo público y que los salarios en el Estado no crecieran por arriba determinado punto, hecho que el Gobierno intentó concretar mediante paritarias que por ahora cierran en 20%, por debajo del IPC estimado en torno al 46% para 2018.

Desde el punto de vista macro, ni la política fiscal de ajuste, ni la monetaria de cero aumento de la oferta de dinero, como además la caída del salario real de este año son alicientes para una economía estancada. Con un dólar más caro la esperanza oficial está puesta, así, en las exportaciones. A su vez, las provincias sentirán mayor presión para afrontar obra pública y subsidios, recortados desde Nación.

El Presupuesto aprobado prevé que en 2019 el déficit primario (este es, antes del pago de intereses de deuda) sea cero, lo que implica una baja de 2,6 puntos desde el rojo con el que terminaría este año. Para llegar, el Gobierno buscará aumentar en 41,8 los ingresos totales, alza con la que lleva de 19% del PBI a 20,2% del PBI, una variación de 1,2 punto porcentual.

Tags relacionados