Efecto contrario: mientras cede el virus en el conurbano, crecen los casos en el interior bonaerense

A fines de agosto, los municipios que estaban en Fase 5 eran 43 de los 135 distritos bonaerenses. Según el último reporte, son 20. En el AMBA, pronostican en la gobernación, los casos se están desacelerando.

"Se sigue manifestando el mismo patrón de crecimiento desde el AMBA, se va expandiendo". La frase del ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán del lunes alertaba que así como la pandemia trascendió el área metropolitana hacia el resto del país, lo mismo ocurrió del conurbano al interior de su provincia.

Las estadísticas así lo reflejan: en el último mes, bajó a la mitad la cantidad de municipios que están en la más flexible Fase 5, la más cercana a la llamada "nueva normalidad".

Dos caras de una misma moneda. "Observamos, como una buena señal, que hay un descenso en los últimos días de agosto y en lo que va de septiembre, que es sostenido, en la cantidad de casos en general y en el AMBA. Se ve compensado con los crecimientos que hay en el interior de la Provincia", añadió Gollán. Desde la gobernación, ayer, celebraban que se está "desacelerando" el ritmo de contagios en el conurbano.

El problema de Axel Kicillof, como espejo del fenómeno nacional, pasó a ser más allá del AMBA. Todo ocurrió en el último mes.

Los contagios en el interior provincial, calculaban ayer fuentes oficiales, alcanza ya el 20%. No obstante, añadieron, la preocupación no es la misma: por densidad y poblacional y concentración, el riesgo de expansión del virus es más alto en el Conurbano que en otras localidades.

Según la información oficial, el 18 de julio los municipios en Fase 5 eran 64 de los 135, pasaron a ser 43 el 23 de agosto y este domingo, casi un mes después, apenas una veintena.

No todos están pasaron a la más restrictiva Fase 3: unos 39 municipios estaban bajo ese escenario hace un mes atrás, la mayoría del Conurbano, y hoy son 43. Se sumaron grandes conglomerados como Bahía Blanca y Mar del Plata.

También, a pesar de haber lanzado su propio esquema de semáforo, que generó cortocircuitos con La Plata, según el reporte oficial Tandil también está en Fase 3.

La polémica desatada anteayer porque la ciudad quedó fuera del reparto de un fondo turístico, bajo el argumento de que debían adherir a la normativa provincial, continuó con las voces de algunos intendentes cambiemitas.

"Gobernador, no se confunda, con esta decisión no está castigando al intendente (el radical Miguel) Lunghi sino a miles de trabajadores, emprendedores y familias de Tandil", tuiteó Jorge Macri de Vicente López. No hubo, sin embargo, una defensa corporativa más allá del de la UCR provincial.

Hacia donde más se desplazaron los municipios que estaban en Fase 5 fue, claro, a la Fase 4. A fines de agosto eran 53 ya hora son 72. El camino inverso, en los últimos días, sólo lo hicieron Ayacucho, General Lavalle y Salliqueló.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios