SEM FORO DE LA ACTIVIDAD SEGÚN CONINAGRO

Economías regionales: más de la mitad está en crisis, varias agonizando

La producción tabacalera en Corrientes y las peras y manzanas del Alto Valle son los sectores más complicados. Sólo hay cinco que muestran un buen panorama

El panorama de las economías regionales sigue complicado. De 19 sectores, 10 muestran signos de crisis, con dos en estado crítico. La foto corresponde al "Semáforo de las Economías Regionales", un informe que elabora Coninagro desde octubre del año pasado. Los dos más complicados son la producción tabacalera en Corrientes y las peras y manzanas del Alto Valle de Río Negro.

El primero, esencial para varias provincias del norte, se encuentra encajado en una situación crítica que "hace necesaria una diversificación de la producción", algo similar al estancamiento que sufre la producción patagónica (peras y manzanas) producto de los altos costos y el problema de competitividad.

La preocupación pasa principalmente porque se trata de dos sectores que no logran salir de esta situación. Ya el año pasado el mismo indicador los ubicó en el mismo escalón, con datos preocupantes como que el 35% de las plantaciones existentes, en el caso de peras y manzanas, están en estado de abandono, a lo que se sumaba la creciente importación de frutas desde Chile. "Este cuadro de situación se da en medio de un estancamiento en el tipo de cambio, con costos internos como la energía eléctrica en alza, y en donde sólo cuatro rubros han logrado mostrar signos positivos durante abril", destacó Carlos Iannizzotto, Presidente de Coninagro.

Tampoco la situación varió para el vino y mosto, la yerba mate, la leche, las hortalizas, el sector forestal, los cítricos, la papa, el sector ovino de Corrientes, el arroz y la mandioca, todos sectores que continúan mostrando signos de crisis, al igual que lo que pasaba el año pasado.

Por el contrario, los que muestran signos positivos pasan principalmente por las producciones ganaderas, como pueden ser la carne bovina, porcina y avícola, "con plazas con requerimientos sostenidos y buenos niveles de producción".

Además, con un buen panorama también conviven las producciones del maní (referida como actividad consolidada, con buenos precios y mercados demandantes) y la de algodón. En este último caso, es junto con el sector avícola los únicos que mejoraron su situación desde septiembre del año pasado, cuando se empezó a realizar el indicador. Aunque en el caso del algodón se advierte sobre la problemática del picudo algodonero y la preocupación por el cambio de tendencia de los precios. Algo similar a la producción porcina que se marca como una actividad en alza, con la advertencia de la creciente importación y la suba del maíz.

También con signos de advertencia se pone a la producción de granos, fuertemente afectada por la sequía del verano, sobre todo la cosecha gruesa, y la miel, con costos ajustados y recuperando mercados. De las economías con "signos de crisis", la yerba se presenta como una actividad estancada, al igual que la producción láctea que enfrenta costos en aumento junto a una producción que no crece. En el caso del arroz, los productores sufren el incremento de tarifas, principalmente de la energía eléctrica y también la falta de financiamiento para el sector. También en la zona del litoral, la producción forestal enfrenta una sobreoferta que deprime los precios.

En tanto, en el sur y centro del país, la producción de ovinos en Corrientes enfrenta un estancamiento por las escasas alternativas comerciales, mientras que en la región de Cuyo, la producción de vino evidenció una mejora en las ventas que no logró compensar el incremento de costos.

Tags relacionados
Noticias del día