'Economía de baja proximidad física': consejos del Cippec para volver al trabajo en pandemia

La ONG elaboró un informe que indaga sobre las condiciones laborales en la Argentina y de qué manera pueden adaptarse las organizaciones para retornar a la actividad pero sin descuidar las recomendaciones sanitarias.

El 86% de los empleados trabaja cerca de otras personas y el 10% está expuesto a malas condiciones sanitarias en su lugar de trabajo. Estos datos sirven como insumo del documento elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, Cippec, titulado “Hacia una economía de baja proximidad física . Allí se plantean distintas alternativas que pueden favorecer el retorno seguro al ámbito laboral en la Argentina mientras transcurre la pandemia del coronavirus. 

Desde el inicio de la pandemia por el actual coronavirus, la Argentina tomó medidas de aislamiento en línea con lo sucedido en buena parte del mundo, según recoge el informe. Sin embargo, las determinaciones más restrictivas no resultan sostenibles en el tiempo, por lo que resulta clave rever los comportamientos para reducir los riesgos sanitarios.

En este punto, el informe detecta que el mercado argentino anterior a la pandemia presentaba condiciones que hoy son riesgosas. Por ejemplo, el 31% de los trabajadores utilizaba un medio de transporte público para ir a trabajar. Además, una de cada cinco personas trabaja en ambientes con mala ventilación o en espacios reducidos.

De esta forma, el documento presenta mecanismos de mitigación de riesgos. Además, clasifica las medidas de los protocolos según su capacidad de reducir los riesgos sanitarios y su impacto económico. “El sistema de protocolos sanitarios implementado es un primer paso en la dirección correcta. El siguiente es imprimirle la efectividad y sostenibilidad a través de mecanismos de evaluación y aprendizaje continuo , sostiene el trabajo.

Sobre este punto, el trabajo plantea que el aprendizaje constante consta de cinco etapas: diagnóstico, diseño, implementación, evaluación e iteración. “El diagnóstico y diseño de los protocolos deben adaptarse a los avances en torno a lo que se conoce sobre el virus , agrega. Además, sostiene que “otro paso clave es la evaluación por parte de las autoridades. No solo es esencial para incentivar el cumplimiento, sino porque es la instancia que habilita la generación de los datos necesarios para entender cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles del sistema .

De esta forma, el informe añade que “el ciclo de vida de los protocolos debe ser flexible por diseño e incluir etapas de capacitación, evaluación e iteración que, además de garantizar el cumplimiento de las medidas y cláusulas, contemple su actualización, homogeneización y difusión .

Ramiro Albrieu, investigador principal del programa de Desarrollo Económico de Cippec, se refirió también a la necesidad de articulación entre los sectores público y privado. “Solo será posible construir una economía de baja proximidad si existe un trabajo colaborativo público-privado donde el Estado sea capaz de monitorear los resultados, avances y retrocesos en la reingeniería de retorno al trabajo , sostuvo. En esa línea, reforzó la necesidad de que los protocolos sanitarios se conciban “como procesos dinámicos que permitan un aprendizaje continuo .

En pos de favorecer los entornos laborales de baja proximidad física y alta protección sanitaria, el documento reconoce que “hay mucho que no se sabe, y lo que se sabe se aprende sobre la marcha, en base a prueba y error .  De esta forma, los instrumentos clave, que son los protocolos sanitarios, deben cimentarse en esas premisas: tienen que ser dinámicos, con correlato en la práctica y con mecanismos para incorporar aprendizajes de manera continua.

En este enlace está disponible el documento completo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios