EE.UU. condiciona préstamo al país por u$s 1500 millones al acuerdo con los acreedores

Forman parte de una iniciativa de la Casa Blanca para quitarle terreno a China en la región. El fondeo para cerca de 65 proyectos dependerá de abordar a un acuerdo con los tenedores de bonos por u$s 65.000 millones. 

Mientras prosiguen los esfuerzos del Gobierno por llegar a un acuerdo definitivo para reprogramar vencimientos de títulos por u$s 65.000 millones en posesión de acreedores privados, el gobierno de los Estados Unidos ofreció a la Argentina una línea de préstamos de hasta u$s 1500 millones que podrían aprovechar empresas de diverso calibre para fondear inversiones con un claro impacto en la infraestructura del país.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, reveló durante una entrevista radial que la administración del republicano Donald Trump ofreció fondeo para inversiones del sector privado a través de la iniciativa "América Crece", lanzada en diciembre pasado, a pocos días de iniciada la gestión del presidente Alberto Fernández, con la presencia del secretario de Energía, Sergio Lanziani, y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen.

La iniciativa, sustentada con recursos del Tesoro y los departamentos de Estado, Comercio, Energía, entre otras agencias norteamericanas, apunta a contrarrestar la influencia de los capitales chinos en proyectos claves para el desarrollo de la región.

Neme reveló en el aire de FM La Patriada que ayer tuvo lugar una reunión convocada por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, para analizar las condiciones del fondeo y asimismo evaluar diferentes proyectos que el Gobierno considera esenciales en el porvenir.

Según pudo saber El Cronista por fuentes involucradas en la materia, la Casa Blanca y el Tesoro de los Estados Unidos podrían otorgar hasta u$s 1500 millones para solventar cerca de 65 proyectos con un impacto mayor en el interior del país. Aunque las mismas voces reconocieron que tal fondeo está condicionado a arribar a un acuerdo con los tenedores privados de deuda soberana.

Fondos con una disputa de fondo

La iniciativa América Crece fue presentada en sociedad por el asesor de Seguridad Nacional para América Latina de la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, un cubano-estadounidense que el propio Trump postula ahora para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en abierta flagrancia de las normas no escritas de este organismo multilateral de crédito, cuya conducción, desde sus orígenes, ha estado en manos de latinoamericanos.

La candidatura de Claver-Carone, atada al éxito o fracaso de la campaña presidencial de Trump, puso en serias dificultades las aspiraciones del propio Béliz para conducir ese organismo, al conocerse semanas atrás que varios países de la región se alinearon con Washington detrás de esa postulación; entre ellos, Brasil y Colombia, con importante peso a la hora de contar los votos.

En la vereda opuesta se colocan México y la Argentina, que tenían un acuerdo para alentar el desembarco de Béliz, y ahora han comenzado una campaña para intentar que Estados Unidos retire la nominación al entender que esta figura al mando del principal organismo financiero de la región podría condicionar aún más la política de sus vecinos hemisféricos.

Tags relacionados

Más de Economía y Política