Dólar calmo y Carrió super-star, combo clave para que Macri retome la escena

Si bien la economía todavía no muestra signos de recuperación, la baja de la divisa estadounidense en octubre contribuyó a mejorar la coyuntura. Los berrinches de la diputada también aportaron, aun con riesgo, para que se desactive temporalmente la crisis.

El Gobierno tiene un motivo para festejar. Por primera vez en seis meses, recuperó el manejo de la agenda. La primera quincena de octubre así lo demuestra. Después de un traumático cierre de septiembre, con el dólar cotizando por encima de $ 42 y la salida de Luis Caputo del Banco Central, el retroceso de la divisa estadounidense hasta los $ 37,60 parece haber desactivado la preocupación inmediata de la Casa Rosada por el futuro de la economía, más allá de que siguen las alertas por el alza de la inflación y la caída de la actividad.

La política volvió a la escena

Con el dólar quieto, el presidente Mauricio Macri pudo volver a posicionar la gestión sobre la escena. Tuvo actividad local durante toda la semana, con el cierre de hoy en el lanzamiento del Plan de Vivienda, pero también se mostró en el J20 de jueces y lideró Argentina Exporta, evento en el que se cruzó, de manera seca, con Elisa Carrió.

El “Garavano-Gate contribuyó, de algún modo, como un recurso extra en el intento del Gobierno de modificar el temario. Si bien Carrió pasó límites, según revelan en Balcarce 50, el tema copó los medios y postergó, junto con otros, a la coyuntura económica, que prosiguió estos días con datos negativos, pero que se desinfló al ritmo de la caída del dólar. La defensa del Gobierno del ministro de Justicia, hasta ahora, ha sido sostenida.

Prueba y error, presupuesto y gabinete

Otro punto de inflexión para arribar a este momento de cierta calma, creen en el Gobierno, fue la decisión de reestructurar el gabinete, reducir a ocho la cantidad de ministerios y bajar de rango a otros. “Se bajó un mensaje para reducir el gasto y se cumplió con esa decisión , sostienen en Nación casi un mes y medio después de los cambios.

El presupuesto 2019, con chances concretas de ser acordado en el Congreso en el corto plazo, también se perfila como otro dato positivo para el Gobierno de cara a lo que viene. Haber logrado cierto consenso con los gobernadores del PJ para aprobar el plan de gastos próximo es otro aspecto que se valora mucho internamente.

Hay quienes creen que hasta la desafortunada decisión -luego modificada- de aumentar los precios de las tarifas de gas por la devaluación permitió volver a utilizar el recurso de prueba-error, que a Macri le dio resultado en más de una oportunidad en sus casi tres años de gestión. Aunque asumen, también, que el costo político por los dichos de Javier Iguacel, el secretario de Energía, pudo ser mayor.

Primeros pasos de campaña

En ese contexto, si bien con cautela porque los datos negativos de actividad e inflación continuarán, en el Ejecutivo buscarán empezar a transitar los primeros pasos de la carrera hacia el electoral 2019. El plan original, a principios de año, era arrancar después del Mundial, en agosto. Los tiempos cambiaron y el reloj económico los obligó a retrasar. Pero de a poco, Macri comenzará a recorrer provincias, como lo hizo en 2017, cuando apuntaló las campañas legislativas de cada distrito.

En la Rosada, además, sostienen que hubo un mínimo pero valioso repunte en la imagen presidencial, que lo posiciona mejor hacia una posible reelección. Están convencidos de que si las generales fueran hoy, un año antes de tiempo e incluso inmerso en una situación económica dura, Macri sería confirmado en el cargo. Los más optimistas aseguran que en 12 meses, el escenario político debería ser mucho mejor y las posibilidades del Presidente aumentarían más.

Tags relacionados
Noticias del día