Deuda: Guzmán le baja el tono al "Día D" del viernes y confirma que seguirán negociando

En una videoconferencia con Amcham, el ministro de Economía destacó el "diálogo constructivo" con los acreedores tras las contrapropuestas enviadas al Gobierno. Y lo definió como un proceso de "profunda cooperación" para reestructurar la deuda.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, resaltó esta tarde que continúa el "diálogo constructivo" con los acreedores externos para reestructurar la deuda  bajo legislación extranjera, y confirmó que las conversaciones pueden seguir tras este viernes, cuando aún opera el plazo de la oferta extendido y el vencimiento del período de gracia de intereses por u$s 500 millones.

"Hay una gran probabilidad de que la fecha se extienda, podemos hacerlo si es necesario para acordar con los acreedores", señaló el funcionario durantes una videoconferencia con la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham).

Guzmán expuso que Argentina recibió el viernes último tres contraofertas por parte de los grupos de acreedores y que se necesita profundizar la colaboración entre las partes. En ese punto, reiteró la disposición del gobierno de Alberto Fernández por llegar a un acuerdo que le devuelva la sustentabilidad a la deuda externa.

"Continuamos con la negociación, el gobierno argentino es flexible, los acreedores nos enviaron tres contrapropuestas y estamos en constante diálogo, en un proceso de profunda cooperación para reestructurar la deuda. Necesitamos restablecer las condiciones para volver al mercado financiero para restablecer la estabilidad macroeconómica", enfatizó el ministro.

En ese sentido, planteó que "algunos bonistas aceptaron, otros no" la oferta argentina que busca tres años de gracia y extensión de los plazos para el pago de capital e intereses, con fuerte reducción de esos montos, para reestructurar bonos por u$s 65.000 millones.

"Estamos abiertos a ideas alternativas de los acreedores para llevar la reestructuración a buen puerto", manifestó Guzmán, quien insistió en que Argentina decidió encarar el proceso de renegociación de la deuda en un contexto inédito por el coronavirus .

Al respecto, graficó: "Argentina es un paciente enfermo que fue golpeado por el coronavirus. Esto hace que el contexto sea más desafiante para poner las finanzas públicas en orden y la economía en marcha".

Guzmán enfatizó que la estabilidad macroeconómica es uno de los principales objetivos de su gestión.

"Argentina es un paciente enfermo que fue golpeado por el coronavirus. Esto hace que el contexto sea más desafiante para poner las finanzas públicas en orden y la economía en marcha".

"Tenemos tres objetivos: el primero es la creación de trabajo y un desarrollo inclusivo de la economía, el segundo es aportar dinamismo a la producción argentina y el tercero es desarrollar una macroeconomía estable, que cada tanto sufre crisis que generan mucho daño", señaló.

Y agregó: "La estabilidad macroeconómica es la condición para el resto. En diciembre de 2019 nos propusimos detener la contracción de la economía, entendiendo que no había más extensión del crédito y que el mercado local de financiamiento no alcanzaba, decidimos adoptar algunas medidas para expansión fiscal pero sin aumentar el déficit para combatir la recesión."

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día