Después de la deuda, la presidencia del BID es otro campo de batalla en Washington

El Gobierno tiene como prioridad colocar al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, en la cima del Banco Interamericano de Desarrollo.

En las últimas dos semanas, el Gobierno aceleró las iniciativas para colocar al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, en la cima del Banco Interamericano de Desarrollo. El flamante director ejecutivo en el BID por la Argentina, el dirigente Guillermo Francos, situó esa pelea, que tiene como horizonte temporal en septiembre, como una prioridad para el Ejecutivo. Y sobre todo para Alberto Fernández.

En diálogo con periodistas argentinos en sus oficinas en Washington, Francos explicó que la promoción de esa candidatura, junto con el logro de desembolsos pendientes del organismos, son las dos prioridades que le planteó Buenos Aires. 

Francos es un dirigente de antigua relación con Fernández, pero, sobre todo, con Béliz, El propio Francos recuerda que junto con Béliz integraron la fórmula que disputó la jefatura de gobierno porteño por el cavallista Nueva Dirigencia en octubre de 1997.

La movida no parece sencilla. El proceso electoral del presidente del BID es sumamente complejo. Por lo pronto, la candidatura de Beliz, que presidió el Intal, una institución colateral del Banco hasta hace dos años, recogió el apoyo de México.

Pero enfrente se le ha parado nada menos que Brasil. Nuestro vecino está proponiendo para el cargo a su secretario especial de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales,  Marcos Troyjo, Y está apuntando a conseguir el apoyo estratégico de Donald Trump  para la movida.

Este fin de semana se verán en Washington Jair Bolsonaro y Trump.

"Estados Unidos no juega hasta saber cómo viene la votación. Por lo pronto, habrá que ver si Troyjo no asume al frente del Banco de los Brics, que tendrá sede en Shangai, y que le corresponde a Brasil", tranquiliza Francos.

Los cálculos del Gobierno argentino están surcados por dudas y algunas esperanzas. Cayó aquí como un balde de agua fría la nominación que hizo EE.UU. de Brasil para el ingreso a la OCDE.

Desde su creación en 1959, el organismo destinado a financiar el desarrollo en la región tuvo apenas cuatro presidentes. Felipe Herrera, hasta 1970; el mexicano Antonio Ortiz Mena, hasta 1988; el uruguayo Enrique Iglesias, por 17 años, hasta 2005; y el colombiano Luis Alberto Moreno, en los últimos 15 años. Los mandatos son de 5 años y, ahora, no renovables por más de una vez

Lo cierto es que para el Gobierno ocupar esa pieza en el panorama de los multilaterales de Washington luce estratégico.

En rigor, Mauricio Macri tenía un acuerdo con la administración Trump para que el próximo presidente fuera argentino. El puesto tenía nombre y apellido: Rogelio Frigerio, aunque la debacle electoral de Cambiemos hizo naufragar el proyecto.

Ahora, la diplomacia argentina en Washington, empezando por el embajador Jorge Argüello, alternan sus conversaciones por la deuda con el lobby pro Béliz. "Argüello lo ha conversado también con el Tesoro", indica Guillermo Francos.

Campaña

En el ingreso a las oficinas de la silla Argentina, que el país comparte con Haití, hay una foto de Alberto Fernández y a su lado una de Béliz. El secretario tiene a su cargo la representación argentina en todos los multilaterales excepto el FMI, ante quien el representante es Martín Guzmán , cuenta con algunos puntos a favor. En particular, que tiene un programa, que, afirmó Francos, será presentado públicamente cuando sea nominado oficialmente en el proceso electoral.

"Gustavo ha caído muy bien acá, conoce a mucha gente y tiene sus ideas". agregó.

Los desafíos de la institución apuntan a ampliar el volumen de financiamiento, que actualmente ronda los u$s 16000 millones al año. Los países contribuyentes, unos 22, están variando la forma de financiar proyectos, incluso a través del BID: prefieren direccionar los objetivos de los recursos que aportan, y lo hacen con fondos específicos. Y hacia el futuro implica abordar problemáticas en la región no presentes hasta ahora, como los impactos de la inteligencia artificial, la tecnología 4.0 en el mundo del trabajo y el redireccionamiento de recursos de otros multilaterales a otras regiones del planeta.

Préstamos

México, Brasil y la Argentina son los países con mayores carteras de crédito otorgadas por el BID. México con u$s 17.000 millones, Brasil, con u$s 17.000 , y la Argentina, u$s 16.000 millones. 

Los proyectos aprobados y en ejecución por el BID suman u$s 10.100 millones. Hay pendiente de desembolso unos u$s 6000 millones. Sobre esa cartera quiere actuar Francos. En realidad, en Asuntos Estratégicos, Cristian Asinelli, y funcionarios del Banco Mundial, junto con la Jefatura de Gabinete, están trabajando actualmente para definir qué proyectos serán financiados por el Presupuesto para destrabar la contraparte de los proyectos pendientes.

"Con la política de déficit cero en el marco del acuerdo con el FMI, se dejaron de ejecutar los proyectos, y es lo que vamos a tratar de revertir", explicó Guillermo Francos, quien hace dos semanas y media se estableció en Washington.

Luego, deberá negociarse la estrategia país correspondiente al período 2020-2023, el período de gobierno de Alberto Fernández.

Tags relacionados
Noticias del día