USÓ LA INTERVENCIÓN CAMBIARIA M S ALL DE LOS L MITES DESEADOS POR EL FMI

Desgastado en debate monetario, Caputo precipitó salida acordada

Ayer por la mañana se lo comunicó a Macri. En el debate estuvieron los márgenes de intervención en el mercado cambiario y monetario

Parecía una respuesta elegante, destinada a salvar la dignidad de un desplante. Pero las respuestas del presidente Mauricio Macri y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acerca de que la salida de Luis Caputo de la presidencia del Banco Central era un hecho planificado fueron la realidad. Con desgaste de gestión, pero sobre todo agotado de las fricciones en el curso de las negociaciones con el FMI, hace 15 días Caputo y el presidente habían acordado la salida del ahora ex presidente del Central. Se dijeron que convendría hacerlo antes de la firma del nuevo acuerdo. Caputo no quería repetir lo que su antecesor, Federico Sturzenegger, que negoció el stand-by con el Fondo y luego de la firma de la Carta de Intención se alejó del cargo. No era el deseo presidencial, pero se dejó convencer por Caputo. El argumento más efectivo fue el planteo de que sería mejor dar primero la mala nueva de su salida, que sería superada por la buena del préstamo con el FMI.

Tanto fue así que la llegada de Guido Sandleris ya había sido resuelta en el entorno íntimo del Presidente y de Dujovne, a quien secundaba. Lo que no entraba en ningún cálculo y descolocó a todo el Gobierno fue que el día sería ayer. De eso se enteró Macri ayer mismo, en New York. "Caputo se enculó", explicaban fuentes de la Casa Rosada para justificar el timming.

Todo se había iniciado cuando, desbordadas las metas de tipo de cambio y de inflación de las metas acordadas con el FMI en el stand-by, se empezó a negociar el nuevo, buscando adelantar desembolsos, basados en la promesa de reducir el déficit fiscal a 0 en 2019 y de liquidar la mochila de las Lebac. Caído el acuerdo, también Caputo se sintió liberado de las ataduras cambiarias que impedían aplicar reservas a la contención del dólar. "Voy a hacer lo que hay que hacer", decía Caputo a sus allegados para estabilizar la crisis cambiaria.

En paralelo, con la guardia en alto, los técnicos del Fondo observaban las intervenciones de mercado del Central. Con preocupación. El stand-by habilitaba un monitoreo diario de todos los números del Central. Y si con las discusiones del primer acuerdo Sturzenegger había concedido la no intervención, los técnicos del organismo comenzaron a objetar las prácticas de Caputo. Que alimentaban a los halcones del organismo, como su número 2, David Lipton. En mayo Lipton ya se había mostrado reacio a conceder fondos al país para que los gastara mientras los argentinos veraneaban con un dólar regalado fuera del país.

La propia Christine Lagarde, en una entrevista al Financial Times, había señalado como condicionante de un acuerdo a la necesidad de que la Argentina adoptara una regla monetaria clara, y que sea bien comunicada. Una crítica directa hacia la acción del ahora ex titular del Central.

Se traducía en un debate con el organismo acerca de la regla a aplicar en materia de tipo de cambio. Lipton y sus halcones apuntaban a no permitir intervención alguna, mientras que en el BCRA y Dujovne procuraban un margen. Surgió la posibilidad de establecer bandas de intervención, con rechazos a priori del Fondo.

Caputo ya estaba apartado de las negociaciones, y sin diálogo directo con el Fondo.

Según pudo saber El Cronista, mientras se intentaba un permiso del Fondo de establecer cotizaciones piso y techo que los habilitaran, la misión del Fondo sólo concedía establecer una banda demasiado amplia como para ser efectiva.

Pero las discusiones se tensaron cuando los técnicos del Fondo plantearon que las intervenciones serán vía regulaciones monetarias: por tasa de interés o por agregados monetarios. Esta tarde se conocerán los últimos términos negociados, la capacidad de intervención con que contará Sandleris para domar la fiera cambiaria.

Pero ayer, cuando Caputo decidió que no había más nada que hacer, Lagarde recogió el guante y se comunicó con el saliente funcionario-contrincante para el saludo de la despedida.

Tags relacionados

Noticias del día