Desde el MIT, el hijo de Cavallo también critica al Indec

Un informe del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), que lleva la firma de Alberto Cavallo, dice que la inflación en la Argentina triplica a las cifras oficiales.

La tasa de inflación en la Argentina es tres veces mayor a los índices oficiales y los controles de precios implementados por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner no tendrán ningún efecto sobre la inflación, afirma un nuevo informe del Instituto de Tecnología de Massachusetts, de Estados Unidos.

El estudio, firmado por el economista Alberto Cavallo, hijo del ex ministro de Economía argentino, Domingo Cavallo, se basó en los índices de precios online de los sitios web de los principales supermercados en cinco países de América latina. El índice argentino incluye los precios de más de 17.000 artículos comestibles de consumo diario que incluyen desde un pedazo de pan, un cuarto litro de leche, a un cartón de huevos.

Durante octubre de 2007 y marzo de 2011, se encontró que las tasas de inflación en los índices de precios online en Brasil, Chile, Colombia y Venezuela fueron similares a los niveles de inflación oficial en esos países por un conjunto de bienes comparables, pero la inflación de la Argentina fue siempre dos o tres veces más alta que las estadísticas del Gobierno. La comparación mostró una tasa de inflación promedio de 20,14% en el período de la muestra, contra sólo un 8,38% en los datos oficiales.

“Dos cosas son sorprendentes: la magnitud de la diferencia, y su persistencia durante más de cuatro años”, señala Cavallo en el informe.

“No hay ninguna razón clara por la cual el Gobierno sigue manipulando el índice oficial de precios. Algunos economistas argumentan que está vinculado a pagos de intereses más bajos para los bonos atados a la inflación, mientras que otros afirman que, utilizando estimaciones de inflación artificialmente bajas en el presupuesto, el Gobierno puede evitar la distribución de cualquier excedente del impuesto a las provincias”, destaca el comunicado del MIT.

“En 2007, el Gobierno probablemente trató de ocultar lo que pensaba que era un aumento temporal de la inflación, y con el paso del tiempo se hizo más difícil reconocer que estaba manipulando el índice de precios oficial”, dice Cavallo. “Cualquiera sea la explicación, la manipulación ha introducido una gran cantidad de incertidumbre en la economía, y las expectativas de inflación siguen aumentando”, agrega.

En un intento por reducir tasa inflacionaria, el Gobierno argentino aplicó recientemente una congelación temporal de los precios de los productos que se venden en los principales supermercados hasta 1 de abril. Los controles de precios, sin embargo, tendrá poco efecto sobre la reducción de la inflación, según Cavallo. “Los controles de precios no resuelven el problema”, dice. “El gobierno lo intentó en el pasado sin éxito. Desde 2007 a 2011, cada vez que se implementaban controles de precios, el patrón era el mismo: La inflación para esos bienes se redujo temporalmente pero luego se disparó rápidamente tan pronto como los controles terminado”, describe.

‘El Gobierno está intentando simplemente implementar en gran escala una política que fracasó. Esto no es más que una táctica dilatoria”, concluyó el economista.
 

Tags relacionados