LA PLANTA FUE DEESOCUPADA CON GASES Y BALAS DE GOMA POR LA POLIC A BONAERENSE

Desalojo con violencia en Pepsico y tibia respuesta de la CGT: marchará en un mes

Hubo heridos y detenidos luego de que la fuerza de seguridad provincial ingresó a la fábrica para desalojar a los trabajadores despedidos. Repudio de la oposición

Los trabajadores despedidos que tomaban la planta de Pepsico Snacks en la localidad bonaerense de Florida fueron reprimidos y desalojados ayer por la Policía provincial. Tras una mañana de gases y balas de goma, entre tres y cinco trabajadores estuvieron detenidos algunas horas y otros diez sufrieron heridas leves, al igual que 15 policías, según el conteo del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo. La CGT anunció una movilización para dentro de poco más de un mes, el próximo 22 de agosto; mientras que todo el arco opositor repudió la represión y responsabilizó al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal.

El desalojo comenzó poco después de las 8, cuando unos quinientos uniformados de la Policía Bonaerense y Gendarmería avanzaron con escudos, gases lacrimógenos y balas de goma sobre los manifestantes que rodeaban la puerta de la fábrica. Pepsico se encontraba tomada por los trabajadores desde el 26 de junio pasado, cuando la multinacional de aguas gaseosas y snacks anunció con un cartel en la puerta de la planta que derivaba la producción a la ciudad de Mar del Plata y el despido a las 537 personas que allí trabajaban.

El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), que conduce el ex secretario general de la CGT Rodolfo Daer, afirmó que pidió trasladar personal a Mar del Plata, pero que la firma "nunca aceptó".

Ante la toma, la empresa denunció penalmente a los ocupantes por "invasión a la propiedad privada", lo que desembocó ayer en el desalojo pedido por el fiscal de Vicente López, Gastón Larramendi, y avalado por la jueza de Garantías de San Isidro, Andrea Rodríguez Mentasty. Para Larramendi, estaban probados los delitos de usurpación, daños y amenazas a los empresarios, además de la existencia de un riesgo ambiental por la potencial de afectación del aire, el suelo y el agua, según detalló en entrevistas radiales y televisivas.

El avance de las fuerzas de seguridad produjo la reacción de los trabajadores, que desde la azotea comenzaron a arrojar ladrillos y objetos contra los uniformados, mientras que en las inmediaciones se concentraban militantes y políticos que, en solidaridad con los trabajadores, buscaban evitar el desalojo.

Tras incidentes afuera de la fábrica, el personal de seguridad logró finalmente trasponer un portón de acceso vehicular y por la fuerza tomó el control del predio. Acompañando a los trabajadores, en las afueras de la planta, estaban los legisladores y dirigentes Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Claudio Dellecarbonara, Luis Zamora, Cristian Castillo y Vilma Ripoll, quienes coincidieron en fustigar la "represión violenta de la Policía". Hubo protestas en la línea Sarmiento de trenes y en Plaza de Mayo en solidaridad con los trabajadores; mientras que la CTA Autónoma reclamó convocar a un paro nacional.

Los trabajadores desalojados denunciaron que los detenidos son cinco y no tres como dijeron las fuentes policiales, además de mostrar una gran cantidad de cartuchos de posta de gomas y gases lacrimógenos que se usaron en el operativo.

Luis Medina, delegado, dijo que hubo al menos diez trabajadores con heridas leves.

En un comunicado, la empresa lamentó "profundamente que algunas personas hayan resultado heridas", pero remarcó que "respeta la ley y las decisiones tomadas por el fiscal y la jueza con respecto a un pequeño grupo que ilegalmente ocupaba la planta de Florida".

Tags relacionados