De la épica de la confrontación a la sociedad fracturada

Hoy se cumplen siete años de la resolución 125 con la que el gobierno de los Kirchner y los productores agropecuarios se trabaron en una batalla tan enorme como innecesaria. El proyecto del entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, para establecer retenciones móviles a las exportaciones de granos generó una reacción del campo que terminó en una manifestación multitudinaria. Todo aquello sucedió mientras el Congreso debatía hasta la madrugada del día siguiente y el vicepresidente, Julio Cobos, ponía fin al conflicto con aquel "no positivo" en contra de su propio gobierno.

El Cronista rememora hoy aquella jornada y evalúa las razones por la que la presidenta Cristina Kirchner y tres de las cuatro entidades ruralistas vuelven a enfrentarse. Más allá de las razones de los unos y los otros, la batalla con el campo marcó el bautismo de fuego de la épica kirchnerista de la confrontación. Una impronta cultural que se repetiría contra la prensa, contra el Poder Judicial y contra el entonces cardenal Jorge Bergoglio (hasta que fue elegido Papa), según lo aconsejara la ocasión. Esa estrategia llevó a la Argentina a este final de ciclo con inflación, con recesión y con una sociedad fracturada que llevará tiempo reconciliar.

Tags relacionados

Noticias del día