Daniel Arroyo: "Para que la pobreza baje en la Argentina necesitamos inversión privada"

“Hay una pobreza estructural y una pobreza en pandemia. No se trata de problemas de vivienda sino de trabajo. El punto clave tiene que ver con la recuperación de trabajo", expresó el ministro de Desarrollo Social.

Tras la difusión del lapidario informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, según el cual la pobreza afecta al 44,2% de los argentinos, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, explicó que la pandemia  influyó en el crecimiento de las cifras. El funcionario contó además que la asistencia de la cartera que encabeza cubrió a 11 millones de personas con necesidades alimentarias insatisfechas y que el objetivo, de cara al año próximo, es lograr la reconversión de los planes sociales.

Al respecto, Arroyo fue tajante. "Para que la pobreza baje en la Argentina necesitamos inversión privada, crecimiento económico, movimiento económico. Tiene que ampliarse la pasta productiva", explicó en diálogo con CNN Radio.

Al referirse a los números del informe de la UCA, Arroyo admitió que "la situación social es claramente crítica en la Argentina", pero se mostró aún más preocupado por el otro indicador: que seis de cada diez chicos la padecen. "Ese es el dato más complicado", aseveró

 

Dos realidades

El funcionario precisó que existen dos realidades: la "pobreza estructural", que afecta a las personas que ya venían en situación de pobreza, y la "nueva pobreza", que incluye a la gente que cayó en la pobreza en el marco de la pandemia, que no tiene problemas de vivienda, sino de trabajo.

En esa línea, agregó: "En un contexto muy complejo, el propio informe marca que se amortiguó la caída con varias políticas sociales, pero objetivamente el punto clave tiene que ver con la recuperación del trabajo. Hemos puesto mucho el acento durante esta primera parte del año en la asistencia alimentaria, cubrimos a 11 millones de personas.

Y continuó: "Hoy estamos poniendo el eje en el trabajo y, de hecho, en las últimas cuatro semanas hay un poquito menos de gente en los comedores porque hay más changas de construcción y textil".

Arroyo explicó que "en la actividad económica primero se reactiva el sector informal y después el formal". Y añadió: "Vemos una reactivación y una mejora, en un contexto difícil".

Cambios estructurales profundos

Para el ministro el año próximo debe ser de políticas de cambio estructural profundo. Por ello, su cartera tiene tres objetivos claros.

"Crear 300.000 puestos de trabajo, urbanizar 400 barrios por año y crear 800 jardines de infantes, porque la pobreza mayor se da en los más chicos, tenemos que lograr que todos vayan al jardín, a sala de tres, cuatro y cinco años", detalló.

El Ministerio de Desarrollo Social arrancó el 2020 con $ 84.000 millones de presupuesto, la pandemia de coronavirus elevó esa cifra a $ 240.000 millones.

"Ese presupuesto este año termina siendo 80% asistencia alimentaria y 20% trabajo, cambió bastante en los últimos dos meses. El año que viene, es 50 y 50. Seguimos con asistencia alimentaria, pero hacemos crecer mucho el trabajo. El presupuesto del año que viene conceptualmente es muy distinto al que ejecutamos este año", remarcó Arroyo.

Potenciar Trabajo

El ministro detalló que ya se trabaja en la reconversión laboral de la mano del plan Potenciar Trabajo, que alcanza a 700.000 personas que cobran la mitad del salario mínimo.

"Si trabajan cuatro horas, ya está. Si trabajan más tiempo, quien los contrata tiene que completar el ingreso. Si la persona el primer mes no va a trabajar, se le descuenta el 20% del ingreso; el segundo mes, el 50%, y el tercer mes se da la baja", precisó.

Los rubros a los que apunta Arroyo son cinco: la construcción, la producción de alimentos, la actividad textil, la economía del cuidado y el reciclado.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día
Mercado

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar
La designada Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, sostendría en el Senado que no se propone generar competitividad a través del manejo de la cotización de la moneda. A su juicio, sería tarea del mercado

Cronista y Reuters

Compartí tus comentarios