BARATTA Y OTROS TRES ACUSADOS DE INTEGRAR EL CAMINO DE LAS COIMAS

Cuadernos K: los ex funcionarios presos duplicaron su patrimonio

En sus declaraciones juradas presentadas ante la Oficina Anticorrupción hay incrementos de sus bienes que llegan hasta el 195% entre 2011 y 2015

Once años después de conocer a Néstor Kirchner en un café y pedirle trabajo, Roberto Baratta inició el 2011 con un patrimonio personal de $ 1.043.454. Cuando junto a su ex jefe Julio De Vido abandonaron el Ministerio de Planificación en 2015, su ex mano derecha declaró ante la Oficina Anticorrupción (OA) bienes por $ 1.837.140. Un incremento del 76%: el ex subsecretario de Coordinación es de todos los ex funcionarios detenidos, a raíz de la investigación de los "Cuadernos K", revelada por el diario La Nación, el que menos aumentó su fortuna entre esos años.

Hugo Martín Larraburu, el ex coordinador de Jefatura de Gabinete que también cayó en la redada del juez Claudio Bonadio, casi triplicó su patrimonio en cuatro años: pasó de declarar que poseía unos $ 366.637 a fines de 2011 y en 2015, unos $1.082.585. No modificó sus bienes, ya que en ambas declaraciones anotó el mismo departamento de 48 metros cuadrados valuado en $ 303 mil y ningún auto. Los cambios vinieron en el dinero: pasó de tener $ 16 mil en una caja de ahorro y $ 46.900 en efectivo (la mayoría dólares); a $158 mil en el banco y $ 575 mil (todos en moneda estadounidense) bajo el colchón.

Y siguió ahorrando: ya como director de despacho del Senado, afirmó que en 2016 abrió una cuenta de ahorro en dólares y culminó con un patrimonio de $ 1.642.137, un aumento del 347% desde su declaración jurada 2012, accesible online desde la web de la OA.

También duplicó su capital en los mismo años Rafael Enrique Llorens: de $ 1.100.063 pasó a $ 2.785.219. A una casa en Lomas de Zamora de 253 metros cuadrados, el ex subsecretario legal de Planificación sumó en 2012 un Chevrolet Cruze de $ 154 mil. En 2015 se fue con un Mercedes Benz ML 350, al que valuó en $ 752.000. De nuevo, el incremento de su fortuna vuelve a explicarse por el dinero: los $ 113 mil originales sumaron $ 749 mil al dejar el cargo, la mayor parte en efectivo.

El ex presidente de Enarsa, Walter Fagyas, desembarcó recién en julio de 2013 a la administración pública kirchnerista. En los dos años antes de su salida, incrementó su patrimonio un 87%. Declaró ante la OA unos $ 2.275.197 al ingresar y $ 4.270.331 al irse, según su situación patrimonial presentada a mediados de 2015. A los cuatro departamentos originales, sumó otro en Capital Federal de 55 metros cuadrados. Pero, al igual que los casos anteriores, el aumento de su fortuna vuelve a explicarse no por bienes. Los $ 6 mil en efectivo se convirtieron en $ 316.770. Y el plazo fijo en dólares en el que informó que tenía $ 167.404 pasó a tener $ 1.352.449, equivalentes en moneda norteamericana.

Volvieron a la declaración jurada de Baratta, más conocida ya que la semana pasada fue la segunda vez que fue detenido, entre los últimos años en Planificación apenas modificó sus inmuebles y se fue con dos vehículos (que actualizó, arrancó con uno 2008 y se fue con dos de 2014 y 2015. En su última presentación a la OA anotó 24 ítems de "materiales para la construcción" de entre 10 y 30 mil, que sumados eran $ 410 mil.

No hay registros patrimoniales en la OA de Nelson Lazarte, el secretario de Baratta que completa el grupo de ex funcionarios detenidos. Pero sí dejó constancia de su aporte de $ 1200 a la campaña de reelección de Cristina Fernández de Kirchner en 2011.

Tags relacionados