Cristina visitó a Michetti, pero no acordaron quién tomará la jura a Alberto

El sorpresivo encuentro selló la transición que comenzó con un llamado teléfonico el pasado 30 de octubre. Carlos Menem y Adolfo Rodríguez se sumaron oficialmente al bloque del futuro oficialismo.

Apenas 10 segundos dura el video que mandaron oficialmente del encuentro de Cristina Fernández de Kirchner con Gabriela Michetti. Sin audio. Pero se las ve, al menos en ese momento, a ambas Vicepresidentas (electa y saliente) sonriendo en el despacho del Senado que una dejará y otra ocupará a partir del próximo martes 10.

Con una previa que amenaza con despertar una nueva polémica, justo qué ocurrirá el día de la asunción de Alberto Fernández en el Congreso no se trató. Eso cuentan cerca de la ex Presidenta, un poco molestos con las versiones que recordaban un poco el Bastón-gate de 2015 cuando entonces ella no le entregó los atributos a su sucesor Mauricio Macri.

"No se habló de eso, se resolverá en los próximos días. Cristina no está en esas minucias", agregaron desde el Instituto Patria, que está en plena mudanza. ¿La ex Jefa de Estado insistirá? Juran que no le interesa entrar en una nueva polémica.

En resumidas cuentas, trascendió que la intención de Michetti era, como marca la tradición y el reglamento, tomarle ella el juramento a la fórmula consagrada. En paralelo, desde el comando albertista tenían previsto que sea Cristina Kirchner la que lo hiciera. Algo parecido ocurrió en 2011 con un Julio Cobos tratado como un paria. El mendocino le cedió a su reemplazante Amado Boudou el momento.

Sin eso en el temario, desde el cristinismo graficaron que la reunión fue "positiva", una cumbre que selló la "transición" en la Cámara alta iniciada con un llamado de la dirigentes del PRO a la ex mandataria el pasado 30 de octubre. Recién pocos días atrás se confirmó que existiría una foto conjunta. Michetti la puso al tanto de las obras que quedan en marcha en el Palacio de su gestión.

No fue la única actividad de Cristina Kirchner. Horas antes participó de un encuentro con lo que será el poderoso bloque del Frente del Todos en el Senado. El dato que no pasó desapercibido: las presencias de los ex presidentes Carlos Menem y Adolfo Rodríguez Saá. Con ambos, considerando la licencia de José Alperovich denunciado por violación, suman 42 bancas, cinco más que lo necesario para el quórum y a apenas seis de los dos tercios del total del cuerpo.

Más allá de que el riojano sorprendió, de pasado de haber prestado ayuda legislativa (con votos o ausencias) al oficialismo actual como al anterior; la del puntano fue aún más impactante del punto de vista político.

Desde 2003 que Rodríguez Saá se había alejado de la estructura orgánica del PJ, cuando fue candidato por afuera aún enojado con los gobernadores que le quitaron el respaldo que sepultó su presidencia de una semana. Dos años después asumió una banca de senador, que fue renovando y ahora tiene mandato hasta 2023.

Si bien su hermano Alberto Rodríguez Saá fue de los primeros en acercarse a la ex mandataria cuando dejó el poder, no así "El Adolfo". Incluso en los comicios en los que se enfrentaron en San Luis, el ex gobernador incluso se fotografió con Macri como uno de los peronistas que había sucumbido al "efecto Pichetto".

La flamante incorporación se logró, contó el diario La Nación, gracias a una gestión de Máximo Kirchner el día anterior.

Cristina Kirchner habló 20 minutos, informaron cerca de la próxima Vicepresidenta. Apuntó sobre la actual situación económica que afectó a todas las provincias, en medio de un análisis del país que recibirán de manos de la administración de Cambiemos. E insistió con la idea de no volver a dividir al peronismo.

Tags relacionados