PODR AN DARLE EL ALTA MÉDICA TRAS LOS EX MENES QUE LE HAR N POR LA MAÑANA

Cristina tuvo una buena evolución y pudo charlar con Boudou y De Vido

Su mejoría posibilitó breves contactos con algunos funcionarios. Estuvo siempre junto a su círculo familiar. Paso una buena noche y comenzó a caminar y alimentarse

A pesar del hermetismo y el reposo médico, la presidenta Cristina Kirchner tuvo ayer un buena evolución, que le permitió por la tarde tener un breve contacto con al menos dos ministros. Hasta el Hospital Austral se acercaron el vicepresidente Amado Boudou, quien está a cargo del Ejecutivo por la licencia presidencial, y el titular de Planificación Federal, Julio De Vido.
Las breves charlas con dos de sus funcionarios más importantes se dieron a pesar de que Cristina cuenta con chances de dejar hoy la clínica. Así se especuló ayer, luego de la evolución que presentó la mandataria. De todos modos, los médicos que la operaron por el cáncer de tiroides equipo que encabeza el doctor Pedro Saco aguardarán los resultados de los análisis y controles que le realizarán durante la mañana para luego tomar una decisión, junto a los profesionales de la Unidad Médica Presidencial que integran Luis Buonomo y Marcelo Ballesteros.
El parte médico difundido por el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, no especificó cuando dejará el hospital en Pilar, por lo que oficialmente se sostienen las 72 horas de internación que finalizarán mañana. Sin embargo, la posibilidad de que el alta se adelante para hoy crecieron ayer a la luz de la buena evolución.
Varios especialistas reconocieron que no sería extraño que se de esta alternativa, ya que en gran parte de los casos en que se practica esta operación, y si el paciente evoluciona favorablemente, el alta se da entre las 24 y 48 horas de la intervención.
Más allá de que Cristina pueda volver a la Quinta de Olivos antes de lo previsto, el buen humor y la mejoría hicieron que comience a monitorear, aunque sea brevemente, la marcha de la gestión. Por eso ayer por la tarde, y en absoluto hermetismo, pasaron De Vido y Boudou. Con el vice charló unos minutos a solas.
Claro que no hubo una visita masiva de funcionarios y colaboradores. La estricta intimidad familiar no se alteró, tal como venía ocurriendo desde antes de ayer, cuando se internó en el Hospital Austral. Tal es así que estuvieron nuevamente junto a la mandataria sus hijos Máximo y Florencia, su nuera Rocío García, su madre Ofelia Wilhem, y su hermana Giselle Fernández.
Este grupo es el que cuenta con libre acceso a la habitación 217, en la que está CFK.
Además de Scoccimarro también estuvo el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, quienes suelen estar en las otras dos habitaciones reservadas por la Casa de Gobierno.
A la hora de dar el parte médico oficial, la escena fue la misma de antes de ayer. La Presidenta se encuentra cumpliendo el primer día de postoperatorio sin complicaciones, leyó el vocero y volvió a estallar el festejo de los militantes k.
Según el parte, los controles clínicos y estudios de laboratorio realizados se encuentran dentro de los parámetros normales, y precisó que la presidenta descansó normalmente durante la noche, ha comenzado a alimentarse, a caminar y se encuentra de muy buen ánimo.

Noticias del día