EL DOCTOR SACO ESTUVO EN OLIVOS PERO NO LA AUTORIZÓ A RETOMAR LA ACTIVIDAD

Cristina sigue con licencia y crece la polémica por el cambio de diagnóstico

Pese a la orden de descanso, la Presidenta habló con Boudou y recibió el llamado de la secretaria de Estado de los EE.UU. Hillary Clinton. Parrilli salió a cuestionar a los medios

A pesar de la evolución favorable y de que se evitó el tratamiento postoperatorio al no encontrarse un carcinoma papilar, Cristina Kirchner seguirá por el momento con la licencia médica, por exclusiva recomendación de los profesionales que la operaron para extirparle la glándula tiroides.
Ayer se descartó que la Presidenta retome la actividad oficial en las próximas horas pero creció la polémica en tornó al cambio del diagnóstico inicial y el resultado final, en el que se comprobó que se trataba de adenomas foliculares, en lugar de cáncer. Fue el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien avivó la controversia al ratificar que el caso de Cristina se encuadra dentro del denominado falso positivo y cuestionar a los medios de prensa por considerar que traspasaron los límites éticos y morales en el tratamiento de la información. Cuando felizmente (la Presidenta) no tenía lo que se le había diagnosticado se rebelan contra la realidad y como la realidad no está de acuerdo con sus intereses económicos y políticos, intentan tergiversarla, dijo enojado el funcionario, que suele cultivar el bajo perfil.
Parrilli agregó que la Presidenta se encuentra de muy buen ánimo y aseguró que el Gobierno actuó con total transparencia. Solo falta que digan qué lástima que no tenía cáncer. disparó.
Por su parte, Cristina recibió como estaba previsto, la visita del doctor que la operó, Pedro Saco, jefe del equipo médico del Hospital Austral, en la Quinta de Olivos. El profesional llegó a la residencia a las 17, y estuvo con Cristina durante una hora. Tras un exhaustivo control, que incluyó la cicatrización de la herida, Saco se retiró sin permitirle retomar la actividad oficial, tal como pretendía la mandataria. Fuentes del entorno presidencial contaron a El Cronista que tanto el especialista a cargo de la cirugía como los médicos presidenciales ven con buenos ojos que Cristina tenga unos días más de descanso para que se recupera correctamente.
Con todo, CFK se encuentra en perfecto estado y de buen ánimo, ratificaron fuentes cercanas a la Presidenta.
De no mediar cambios de planes sobre la marcha, el especialista acordó revisar nuevamente a la jefa de Estado el lunes que viene. Es por eso que no se modificó la fecha de la licencia, fijada hasta el 24 de enero, aunque no se descarta que si el especialista encuentra en perfecto estado a la Presidenta le permita volver la semana que viene a la Casa Rosada.
Saco se retiró de Olivos sin firmar el alta definitiva, y así echó por tierra las primeras especulaciones de un retornó inmediato a la actividad.
Con este escenario, desde el entorno presidencial descartaron que por el momento Cristina viaje a Santa Cruz para continuar con su recuperación, ya que en sólo una semana está previsto que el médico que la intervino vuelva a verla.
La Presidenta sigue rodeada de su círculo familiar en la intimidad de Olivos.
A pesar de la licencia, Cristina no se quedó quieta: charló por teléfono con el vice Amado Boudou a cargo de la presidencia, con quien se interiorizó sobre la marcha de la gestión. También recibió el llamado de la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton. Estoy tan aliviada. Sé que vos y tu familia y tu pueblo deben estar muy aliviados después de tu operación. Sabía que te enfrentabas a esta difícil situación con tu familia, con tus amigos, y estaba reteniendo el aliento, pero es una noticia tan buena, le dijo de acuerdo a un comunicado que difundió la Presidencia.