PRIMERA APARICIÓN PÚBLICA TRAS CONOCERSE QUE SER OPERADA POR C NCER DE TIROIDES

Cristina pidió colaboración por el bien del país y le pegó a Moyano y a Macri

Reclamó solidaridad, apoyo y prudencia a gremios y empresarios. Criticó las presiones de algunos sindicatos para lograr privilegios. Y contó que la llamaron sus pares de la región

Distendida y con fortaleza. Así quiso mostrarse ayer la presidenta Cristina Kirchner, en su primera aparición pública luego del impacto que causó la noticia sobre que tendrá que ser operada debido a un cáncer de tiroides. La mandataria agradeció las muestras de afecto y los llamados de los presidente de la región. También bromeó con el vicepresidente, Amado Boudou, y no ahorró críticas para el titular de la CGT, Hugo Moyano.
Casi una hora más tarde de lo previsto, Cristina ingresó al Salón de las Mujeres y se sentó junto a Boudou, la senadora Beatriz Rojkes y parte del gabinete. Luego de que cada uno de los 18 gobernadores (todos aliados k) firmaran la prórroga de Desendeudamiento provincial, la saludaron y le trasmitían al oído su deseo de una pronta recuperación. Los primeros en acercarse fueron Daniel Scioli (Buenos Aires) y José Manuel de la Sota (Córdoba), con quienes se mostró más distante que con el resto.
Después Cristina agradeció la muestra de solidaridad y cariño de todos. Y en tono distendido contó que ni bien se conoció la noticia la llamaron sus pares de la región. ¿Se imaginan quién fue el primero que me llamó anoche? Terminé de trabajar a las 10 (por el martes) y me estaba llamando Hugo Chávez. La Presidenta siguió mostrando su buen humor y comentó que el venezolano también bromeó con la convocatoria que hizo Chávez con Luis Inacio Lula Da Silva, quienes llamaron a un congreso de mandatarios que vencieron al cáncer. Al respecto, reveló que le dijo al caribeño: Te aclaro que te voy a pelear la presidencia honoraria. También la llamaron Dilma Rousseff (Brasil), José Mujica (Uruguay) Juan Manuel Santos (Colombia) y Fernando Lugo (Paraguay). Y contó que habló con el chileno Sebastián Piñera y su mujer Cecilia, a quien une una excelente relación.
Cristina pidió el apoyo de todos los sectores, y le envió un mensaje a los gremios, en particular a Moyano: Muchas veces la sensación es que algunos con ciertos métodos en vez de pelear por derechos pelean por privilegios a costa de otros. Porque una cosa son los beneficios y otra las ganancias extraordinarias a costa de presiones. Lo mismo ocurre con las aristocracias que surgen dentro de los asalariados. Ninguna de las dos cosas es buena porque quiebra el equilibrio.
Por eso mi apelación es a los unos y a los otros, a que todos tengan prudencia, equilibrio y contribución porque una sola persona no puede, aún cuando esa persona ponga su salud al servicio del país, sostuvo la mandataria.
En ese sentido, Fernández de Kirchner no dejó pasar la oportunidad para pegarle al jefe d Gobierno porteño Mauricio Macri: le pidió que se concrete cuanto antes la transferencia de los servicios del subte de la Nación a la Ciudad. (Ver pág. 4)
Para dejar en claro que todo ocurrió en poco tiempo, la Presidenta reveló que había decidido tomarse la primer semana de enero de descanso en El Calafate, y que harían lo mismo el resto del gabinete. No me iba a ir a Italia, ni a ningún crucero. Me iba a mi casa en Calafate, contó Cristina y les dijo a los ministros: Se van a tener que quedar esa es la mala noticia que tenía para darles.
Antes de la cirugía, Cristina viajará hoy a Río Gallegos para pasar fin de año con su familia.