EL PRESIDENTE EVITÓ AYER HABLAR DE LAS PARITARIAS Y LES PIDIÓ A LOS DOCENTES QUE FORTALEZCAN LA EDUCACIÓN

Creen que discusión con maestros se extenderá hasta junio

El presidente Mauricio Macri ayer demostró que el oficialismo está dispuesto a tensar la cuerda con los docentes. En un acto en Córdoba, hizo oídos sordos a los reclamos por la convocatoria a paritarias que hacen los gremios, mientras le pidió a estos actores que fortalezcan "la educación pública de calidad". En las provincias, cada caso es diferente, ya que cada gobierno elabora su estrategia.

Alineada a Macri, fue primero la gobernadora María Eugenia Vidal la que respondió cortante el reclamo de una docente de Suteba, en Lanús. Ahora, a tres semanas de eliminar la paritaria nacional docente a través de un decreto de necesidad y urgencia, el Presidente llamó a consolidar "la educación pública de calidad y el trabajo". En pleno acto de la fábrica FIAT, el mandatario exhortó a que "los gremios sean parte y lideren esa innovación y superación permanente para que los chicos tengan acceso" a los empleos del futuro. Además, llamó a superar el "patoterismo y los comportamientos mafiosos o extorsivos".

En Cambiemos todos ven una larga negociación con los docentes que podría extenderse hasta junio. Así lo ven en la provincia de Buenos Aires, donde la gobernadora avanza con la decisión de ofrecer un plus a los docentes por presentismo, mientras falta definir si convocan a los sindicatos la próxima semana. Ante la falta de definición, la presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, exigió a Vidal "una urgente convocatoria a la paritaria docente, ya que no queremos discutir a través de los medios".

De fondo, en el Gobierno planean dar una batalla este año. "Todos los años pasamos por lo mismo, meses de discusión paritaria con los docentes", advirtió un funcionario. El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, apuntó el martes contra el gremio que lidera Roberto Baradel: "CTERA ha cambiado su lógica gremial por una lógica más que política". Todo este cuadro se agravará más este mes, durante la protesta del 21 de febrero que lanzó Hugo Moyano y a la que adhirió Baradel.

La estrategia de Nación de que las paritarias se discutan por provincia también puede ayudar a los gobernadores a diferenciarse. Por ejemplo, en Santa Fe, Miguel Lifschitz, ya adelantó que negociará con cláusula gatillo y sin techo. El referente socialista convocaría a los docentes la próxima semana.

El gobernador radical de Mendoza, Alfredo Cornejo, también apuesta a comenzar las clases el 5 de marzo. Con ese fin, convocó a los docentes el viernes 16 y negociará con un aumento del 15,7%, con cláusula gatillo. En Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti también garantiza la cláusula gatillo. La negociación comenzó el lunes en la que los docentes tomarán como referencia la proyección inflacionaria realizada por las principales consultoras que asesoran al Banco Central, que ronda el 20%. En tanto, Gerardo Zamora (Santiago del Estero) no aprobaría la cláusula gatillo e iniciará las conversaciones el 20 de este mes. En Tierra del Fuego, Rosana Bertone asume que no iniciarán las clases a tiempo ya que no prevé aumentos.

Tags relacionados