Ranking de corrupción: con Argentina en mitad de tabla, qué país lidera y cuál está último

En el Índice de Percepción de Corrupción (IPC) que elabora Transparencia Internacional, la Argentina volvió a figurar en el puesto 85 de 180 países auditados.

En 2018 la Argentina mejoró apenas un punto en materia de transparencia, lo que lo dejó ubicado en el mismo puesto, el 85, en el ranking de los 180 países auditados en el Índice de Percepción de Corrupción (IPC), elaborado por la organización Transparencia Internacional.

El listado vuelve a ser encabezado por Dinamarca, con 88 puntos es percibido como el país con menor grado de corrupción en su sector público, en base a una combinación de trece fuentes encuestadas y  evaluaciones efectuadas por diversas instituciones mundiales especializadas.

Nueva Zelanda lo sigue en la tabla, con un punto menos. El tercer puesto está compartido por Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza. Como último de la tabla figura Somalia. 

 

 

Con 40 puntos de los 100 posibles en la escala, según la información suministrada por Poder Ciudadano, que es el capítulo local de Transparencia Internacional, Argentina se mantiene por debajo de la media global en materia de percepción de corrupción que es de 43 puntos. Nuestro país está empatado con la República de Benín (país en el oeste de África); por debajo de Turquía y por encima de China. 

A nivel regional, la Argentina tampoco se destaca: está en la ubicación 16 de 32 países. Canadá (81 puntos) lidera el ranking de América, seguido por los Estados Unidos (71) y Uruguay (70), completando el podio. En el fondo está la convulsionada Venezuela (con 18 puntos).

"El sector público sigue siendo percibido con un alto grado de corrupción. Seguimos estando muy lejos de nuestros vecinos Uruguay y Chile y por debajo del promedio del continente. Este resultado muestra que aún hay mucho por hacer", destacó Delia Ferreira Rubio, Presidente Transparencia Internacional. 

En el tercer año de la administración de Mauricio Macri, el país continúa una leve tendencia desde que Cambiemos llegó al poder. En 2017 obtuvo 39 puntos de 100; y en 2016, 36, lo que lo ubicó en el puesto 95.

En cambio, en el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner la percepción de corrupción era otra: en 2015 y 2014 se ubicó en el puesto 107 (perdiendo dos puntos); en el 2013, en el 106 y en el 2012, en el 102. 

Esta fue la evolución de todos los países auditados de 2012 a 2017. 

 

Para explicar el "pequeño avance de la Argentina", Poder Ciudadano destacó ciertas normativas en materia de transparencia que se fueron sancionando durante los últimos años como la Ley de Acceso a la Información; la Ley del Arrepentido, usada en el caso de los "Cuadernos K"; y la Ley de Responsabilidad Penal de las personas jurídicas, entre otras. 

Sin embargo, para la ONG, "el Gobierno aún pone trabas para acceder a información que ellos consideran sensible", al citar el reciente caso de los registros de ingresos y egresos de la quinta presidencial de Olivos. 

"El desafío de Argentina sigue siendo despegarse de ese lote del fondo de paises observados como altamente corruptos. Para eso es vital hacer efectivas las leyes anticorrupción sancionadas y fortalecer ante todo la efectividad de la Justicia, cuyo funcionamiento garantiza la impunidad en nuestro país", opinó Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano.

Tags relacionados