Coronavirus en Argentina: hubo acuerdo entre Alberto y los gobernadores para limitar la circulación nocturna

El Presidente buscó el respaldo de todos los mandatarios provinciales para limitar la circulación nocturna, acotar los viajes al exterior, exigir más PCR y restringir el transporte público a trabajadores esenciales. La clave es "no parar la economía"

Preocupado por la escalada de casos, y tras una jornada en la que los contagios rozaron los 14 mil, una marca que no se veía desde fines de octubre, Alberto Fernández buscó respaldo en los gobernadores para implementar restricciones "ligth" en el arranque de la temporada. 

Como se venía rumoreando, en una videoconferencia en la Quinta de Olivos, el Jefe de Estado buscó acordar un "toque de queda sanitario" durante las noches.

No es un término ese que guste en la Casa Rosada. De forma extraoficial, prefieren hablar de "limitar la nocturnidad". No está definido aún el horario para la prohibición de circulación nocturna, pero trascendió que podría ser de 23 a 6 (algunos prefieren que comience a la medianoche para sostener la golpeada actividad gastronómica). 

Igual, aclaran desde Olivos, que los mandatarios tendrán "margen de aplicación" en sus distritos para la limitación a la circulación nocturna transitoria. En la reunión de ayer de Axel Kicillof con los intendentes bonaerenses, no pocos sostenían que la medida era de "difícil aplicación". 

Por otro lado, mientras que desde el ministerio de Salud insistían con prohibir el tránsito aéreo, que ya sufrió restricciones, Fernández avanzaría con "acotar los viajes al exterior", según fuentes oficiales. El tercer punto, ligado, es exigir el test PCR a un pasajero que llega por vía aérea a las provincias. Algunos gobernadores evitaban esta medida para auspiciar el turismo.

En cuarto lugar, el Gobierno busca nacionalizar que el número de personas en reuniones vuelva a ser de 10. Y, por último, podría restringirse nuevamente el uso de transporte público a trabajadores esenciales para disminuir la circulación.

Son medidas lo menos extremas posibles, dada la situación epidemiológica que se teme para la próxima semana, cuando impacten los diagnósticos post-fiestas de fin de año. El inicio de la temporada y la pretendida reactivación económica son claves para el Gobierno.

Por eso, el sexto pedido de Fernández fue "no parar la economía, no frustrar vacaciones ni la actividad en lugares turísticos", según fuentes oficiales. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios