Coronavirus: empresarios advierten que si sigue la cuarentena las empresas requerirán más salvataje del Gobierno

Seguramente, el esperado levantamiento parcial de la cuarentena tendrá que esperar, tras los últimos dichos del Presidente. En ese caso, las empresas pedirán nuevas medidas de asistencia al sector.

Luego de varios días de coincidencias entre actores económicos y Gobierno, volvió al centro de la escena la planteada dicotomía entre mantener la restricción de operar para muchos sectores de la producción y los servicios,  así cuidar la salud de la población, o relajar un poco el cerco y recuperar cierta actividad económica en ámbitos que hoy están parados.

Tras intensas reuniones con representantes del empresariado y los trabajadores en los últimos días, el presidente Alberto Fernández se plantó ayer y dijo, taxativamente, que a él no lo iban a "correr con la economía".

Un rato antes había sostenido que la cuarentena no se levantaría el próximo lunes, como algunos esperaban. Fue la forma que eligió para marcar la cancha, antes de decidir cómo seguirá el aislamiento social.

Desde el campo empresario la mirada es más o menos uniforme, aunque con matices. Todos admiten que lo prioritario es resguardar la salud de la población pero ponen el acento en que si no se habilita que más sectores puedan trabajar -con las reservas del caso- las empresas tendrán muchos problemas para sobrevivir.

Así lo dejaron en claro durante la reunión del martes en Casa Rosada, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y la Unión Industrial Argentina (UIA), donde ambas entidades presentaron sus propuestas para salir del brete productivo en que está metida la economía hoy.

Puestos a imaginar el impacto de un mes de abril sin actividad o con bajo nivel de operaciones en industrias y comercios, el horizonte muestra corte de la cadena de pagos, dificultades para pagar salarios e impuestos, suspensiones y despidos, y hasta posibles quiebras. 

Sin dudas, los sectores más golpeados son la industria, la construcción, el comercio y los servicios.

En este sentido, Daniel Funes de Rioja, titular de Copal y vicepresidente de la UIA, aseguró que "lo que tiene que haber es una red de contención gubernamental como hay en los países de la OCDE, que significa fondos para pagar los sueldos y al reabrir, apoyo para capital de trabajo", sea a través del sistema financiero o mecanismos del propio Estado.

Consultado sobre la solvencia de las empresas, el ejecutivo confirmó que "hay corte de la cadena de pagos" y reiteró que en este momento lo importante es el auxilio y las políticas activas del Estado.

Pero esto recién parece estar empezando. "Hemos tenido conversaciones con 16 países desarrollados, y están calculando que el proceso completo, no quiere decir que las medidas más intensas, dura 180 días" en el mejor de los casos, explicó Funes de Rioja.

Iván Szczech, titular de la Cámara Argentina de la Construcción, señaló que "deberían concentrarse en dar más auxilio a las empresas para poder pasar este momento y estar vivas el día después".  

El panorama en el segmento comercial es quizá más complejo. Tras diez días cerrados en marzo y lo que va de abril "este mes los comercios no van a tener plata para pagar salarios", señaló Mario Grinman, secretario de la Cámara de Comercio, y agregó que el empresario "ya sabe que no va a poder pagar los impuestos, pero lo que le interesa es pagar al personal, que es su capital de trabajo".

Hacia adelante, hay muchas incógnitas. "Ojalá que el 1° de mayo encontremos a todas las empresas vivas pero creo que puede haber hasta un 5% de empresas caídas en comercio y servicios, esto es algo así como 130.000 puestos de trabajo", pronosticó Grinman.

Tags relacionados

Más de Economía y Política