Coronavirus: con un registro y precios de referencia, el Gobierno busca frenar las subas de la carne, verduras y frutas

Luego de los fuertes incrementos que registraron esos productos en los últimos días, el Gobierno busca encauzarlos para moderar el impacto en el bolsillo y en la inflación. Frigoríficos tendrán que informar valores de manera semanal y habrá lista de referencia del Mercado Central.

Las fuertes subas de la carne vacuna, las verduras y las frutas registradas en medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus llevaron al Gobierno a buscar intervenir, a través de distintos instrumentos, en la cadena de formación de esos precios, más allá de los controles que realiza para constatar que se cumplan los valores máximos vigentes al 6 de marzo pasado.

Por un lado, la Secretaría de Comercio Interior lanzó un Registro Informativo por el cual durante 90 días los frigoríficos deberán informar de manera semanal los valores de las medias reses y cortes a la salida de planta, a fin de hacer un seguimiento en lo que se refleje al mostrador y "evitar aumentos abusivos".

También recabará información sobre la cantidad de cueros comercializados, en medio de la denuncia de los frigoríficos contra las curtiembres por no retirar o pagar nada por ese recupero. Y la Comisión Nacional de la Defensa de la Competencia abrirá una investigación para establecer posibles infracciones a la Ley de Defensa de la Competencia.

Mientras, la nueva conducción del Mercado Central (el ente que concentra la comercialización mayorista de frutas y verduras del área metropolitana de Buenos Aires), a cargo de Nahuel Levaggi (de la Unión de Trabajadores de la Tierra - UTT)  propuso un Compromiso Social de Abastecimiento, con precios de referencia.

En ese sentido, y luego de que se detectaran fuertes alzas en las verduras y frutas, muchas de ellas duplicando el valor habitual, el dirigente aseguró que todos los miércoles se difundirá un listado con precios de referencia para que el consumidor pueda comparar y denunciar "abusos" por parte de los comerciantes minoristas. 

Tanto la carne, como las verduras y frutas son alimentos altamente sensibles para la población en general y tienen una ponderación importante en la inflación. Por eso, en medio de la pandemia, desde el Gobierno se buscan mecanismos para frenar las alzas. 

El motivo de los incrementos

Los aumentos se registraron en momentos de una alta demanda, para muchos analistas adelantada, por parte de la población para abastecerse en medio de la cuarentena. Eso se combinó con las restricciones a los desplazamientos, tanto los que obligan a las personas a comprar en comercios de cercanía como a los que deben transportar los productos desde los campos o las plantas hasta los minoristas.

Esos problemas de logística comercial, que durante esta semana parecieran irse solucionando, se sumaron a varios días de lluvia que dificultan la salida de los animales y verduras de los campos, los feriados y el efecto del paro agropecuario que se desarrolló la segunda semana de marzo.

Justamente en esa semana, los precios de la hacienda en el Mercado de Liniers se dispararon 15% ante la escasez de oferta, para luego retrotraerse en parte cuando el ingreso de animales se normalizó. Pero el mercado concentrador, de referencia, por prevención en medio de la cuarentena solo opera tres días por semana (antes eran cuatro y los jueves remates especiales) y solo bajo a la modalidad "a oido" (acuerdo entre el vendedor y el consignatario) lo que, dicen en el sector. conspira contra la transparencia.

A esa situación se sumaron los problemas logísticos de la industria frigorífica y la imposibilidad de colocar los cuero o si lo hacen sin precio, lo que influye en los costos y eso se traslada al precio de la media res, que en marzo subió entre 12% y 15% según las calidades.

Tags relacionados
Noticias del día