Coronavirus: cómo organizan Nación y Ciudad la cuarentena de los grupos de riesgo en las villas

El ministerio de Desarrollo Social pedirá a trabajadores de la economía popular, que conocen el territorio, identificarlos y asistirlos. En la Ciudad, capillas y clubes de barrio se transforman en centros que recibirán a quienes se quieran trasladar allí para pasar la cuarentena. 

Atentos a las dificultades que atraviesan los habitantes de los barrios más postergados para respetar el aislamiento social obligatorio, tanto el Gobierno nacional como el de la Ciudad de Buenos Aires comenzaron a implementar estrategias para proteger a los grupos de riesgo de estas comunidades. Mientras, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero comenzó a trabajar con un equipo especial para analizar la posibilidad de delimitar barrios donde no se hayan registrado casos de coronavirus y permitir en ese perímetro una relajación de las medidas de prevención.

El ministerio de Desarrollo Social lanzó el programa El Barrio Cuida al Barrio, orientado a reforzar la asistencia a embarazadas, mayores de 60 años y población con enfermedades respiratorias o cardíacas, entre otras. Estará a cargo de Carolina Brandariz, directora nacional de Cuidados Integrales, dependiente de la Secretaría de Economía Social, y se funda en el reconocimiento que quienes habitan los barrios más vulnerables resuelven sus necesidades básicas desde la gestión comunitaria. Además, las condiciones de hacinamiento dificultan el respeto de la cuarentena.

El programa prevé que promotores comunitarios recorran los barrios e identifiquen a la población de riesgo para acompañarlos y orientarlos en medidas de prevención. Además, distribuirán elementos de seguridad e higiene y articularán con los comedores para la distribución de alimento. El rol de los promotores lo tomarán trabajadores de la economía popular quienes, en algunos casos, ya se desempeñan en los asentamientos asistiendo en cuestiones de salud pública.

Muchos barrios requieren atención comunitaria para cumplir la cuarentena.

Promotores comunitarios distribuirán elementos de higiene, difundirán medidas de prevención y acompañarán a embarazadas, mayores de 60 años y personas con patologías crónicas. #CuidarteEsCuidarnos pic.twitter.com/3ulKlQdEDN

— Daniel Arroyo (@LicDanielArroyo) April 14, 2020

“La propuesta de Desarrollo nos parece un aporte más a lo que se viene haciendo, sobre todo reconocer el rol que tienen los compañeros en el día a día en los barrios , consideró Nicolás Caropresi, referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos y de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, en diálogo con El Cronista. Caropresi destacó además que los esquemas de contención deben emerger de los mismos territorios y, en ese sentido, rescató la posibilidad de que desde el Gobierno flexibilice la cuarentena en comunidades delimitadas donde no se permite el ingreso o egreso de personas.  

Los promotores comunitarios trabajarán en un plan de emergencias junto a gobiernos municipales, fuerzas de seguridad y Defensa Civil. “Parte del rol de las y los promotores, es la tarea que vienen desarrollando en abastecimiento de alimentos y elementos de higiene y pautas de autocuidado que vienen haciendo con epicentro en comedores y merenderos; también relevar la población de riesgo para tener la posibilidad de aislar a esa persona si fuera necesario. Estamos trabajando en una coordinación con la Ciudad , destacó Brandariz a este medio.

Visitamos con @LicDanielArroyo la capilla Virgen de Caacupé que ya está equipada para funcionar como dispositivo de aislamiento para nuestros adultos mayores. Nación y Ciudad trabajamos juntos y estamos presentes para los que más nos necesitan. #BuenosAiresPresente pic.twitter.com/q2Vuzex4nM

— María Migliore (@MariaMigliore) April 11, 2020

En los barrios populares de la Ciudad, el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, implementa la posibilidad de que los mayores de 65 años que viven en condiciones de hacinamiento se trasladen a “centros de distanciamiento armados en capillas y clubes de barrio. “Junto a los curas villeros que conocen el territorio analizamos que este grupo de personas prefieren quedarse en su lugar que irse a un hotel , explicaron desde la cartera que dirige María Migliore.

La idea es que estos centros especialmente armados se ubiquen cerca de sus mismas comunidades; también se ofrece trasladarlas a hoteles. Unas 40 personas de todos los barrios populares ya aceptaron trasladarse a estos lugares mientras dure la cuarentena. Para quienes conviven con otra persona también considerada de riesgo se les ofrece quedarse en su vivienda y se pone a disposición un promotor barrial que los asista con lo que necesiten.

Tags relacionados
Noticias del día