Confirman el procesamiento de Chocobar, el policía que le disparó por la espalda a un ladrón

La Sala VI de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional ratificó lo actuado por el juez de primera instancia aunque cambiaron la calificación legal a "homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber".

La Sala VI de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento de Luis Chocobar, el policía de Avellaneda que defendió a un turista cuando era apuñalado en el barrio de La Boca, disparando luego por la espalda al agresor, que después murió.

Los jueces del tribunal dispusieron un cambio en la calificación legal: el efectivo quedó imputado por homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber.

"No es un detalle menor su condición de policía porque lo coloca, necesariamente, en un plano normativo distinto al de un particular en tanto el Estado, para el correcto uso de la fuerza pública, reglamenta su actuación", sostuvieron los magistrados en su fallo.

Y añadieron: "Por tal razón su conducta debe ser analizada desde una óptica distinta a la postulada por el juez instructor pues, de estar justificada como pretende, derivó en el cumplimiento de un deber que encuentra su génesis en la ley".

La Cámara decidió, no obstante, anular el embargo de $ 400.000 que había trabado el juez de primera instancia, Enrique Velázquez, a los bienes del efectivo que integra la policía local de Avellaneda y que fue respaldado públicamente por el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

La lupa sobre el descenlace de la persecusión

Los magistrados aseguraron que Chocobar actuó correctamente en el inicio de los hechos, pero pusieron sobre la lupa el desenlace de la persecución, que deberá ser discutida en un juicio oral y público.

"Chocobar intervino porque debía hacerlo, máximo se se tiene en cuenta que el episodio se desarrolló mientras dirigía a cumplir su función", explica el fallo. "Lo hizo inicialmente ajustando su comportamiento a la normativa que regula la función policial, pero concluyó en un acto excesivo que merece ser juzgado en una etapa posterior."

Pero advirtieron: "Actuar como policía implica también de manera imperiosa reconocer los límites que la propia institución establece para que sea correcta, mediante el dictado de reglamentos y entrenamiento profesional y permanente que, aun puesto en duda en su dimensión real, debió bastar para internalizar la norma".

El caso

El 8 de diciembre pasado, cerca de las 8 de la mañana, el turista norteamericano Fran Wolek paseaba por La Boca con su cámara fotográfica cuando de repente Jorge Pereira Rojas y Pablo Kukoc lo abordaron para asaltarlo.

El turista se resistió y los ladrones lo apuñalaron en zonas vitales. Le dieron un puntazo en el ventrículo izquierdo y en la aurícula derecha de su corazón, y también en ambos pulmones. Luego, se dieron a la fuga.

Tres personas que estaban en la puerta del local "Cyberzeuz" advirtieron la situación y decidieron perseguirlos, alcanzando a Kukoc y forcejearon con él.

En ese momento fue cuando Chocobar (que había visto a Wolek resistiendo el robo) entró en escena, se identificó como policía y lanzó tres disparos intimidatorios al aire para evitar la huida de Kukoc. Como el ladrón no acató la orden, decidió tirar cuatro veces más: dos impactaron en el cuerpo de Kukoc, que cuatro días después murió en el Hospital Argerich.

El fallo completo

Tags relacionados