CAMIONEROS PARALIZÓ EL TRANSPORTE DE CARGAS EN RECLAMO DE UN AUMENTO DE 35%

Con otra demostración de poder, Moyano llamó a resistir tope salarial del Gobierno

El jefe de la CGT opositora advirtió que no aceptará una suba que no tenga "un 3 adelante". Sospechas por la actitud de la UTA en el paro general del próximo martes

Apenas arrancó su paritaria y Hugo Moyano ya comenzó a mostrar los dientes. Ayer, en su primera demostración de fuerza para presionar por un incremento del 35%, el líder de la CGT opositora y jefe del sindicato de Camioneros paralizó por completo la actividad del transporte de cargas en una jornada de protesta que tuvo su como punto cúlmine un multitudinario acto desde el que llamó a los trabajadores a resistir el tope salarial impulsado por el Gobierno. "No vamos a firmar un acuerdo salarial que no tenga un tres adelante", desafió Moyano desde el escenario central del estadio del club Deportivo Español en el Bajo Flores, donde tuvo lugar el acto central de Camioneros.


La protesta, que antecede al paro general dispuesto por los gremios del transporte y el sindicalismo opositor para el próximo martes, fue contundente en todas las ramas del transporte de cargas. Afectó la recolección de residuos, el transporte de caudales, combustibles y alimentos, y los servicios de clearing bancario, correos y logística, entre otros. "Fue total (la huelga), casi sin actividad en el sector", indicaron desde la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (Fadeeac), donde calcularon que la medida de fuerza significó para las compañías del sector "pérdidas de 5% de lo facturado mensual".


Los efectos del paro sumado a los previstos por la huelga de la próxima semana provocaron fuerte preocupación en las compañías de la actividad, debido a que advierten dificultades para hacer frente al aumento pretendido por Camioneros y por la profundización del escenario de conflicto sectorial cuando aún no se iniciaron las negociaciones formales de la paritaria. El primer encuentro entre las partes tendrá lugar recién el próximo jueves, según la convocatoria efectuada ayer por el Ministerio de Trabajo, tras el pedido de intervención en el conflicto por la conducción de la Fadeeac.


Envalentonado por el convenio de aceiteros y el principio de acuerdo de los bancarios que lograron aumentos del 36% y 33% respectivamente, superando por varios puntos el techo oficial, el discurso de ayer de Moyano se concentró en la defensa del reclamo salarial de su gremio y abundó en la crítica contra el Gobierno por las limitaciones a la libre discusión salarial. Los funcionarios kirchneristas "son comunistas con la plata de los trabajadores, pero capitalistas con el dinero propio", castigó el titular de la CGT disidente.


Llamativamente, Moyano evitó en su mensaje toda referencia al nuevo paro general. Hoy tiene previsto reunir a su tropa en la sede cegetista para definir los detalles organizativos de la protesta, aunque cerca del camionero no ocultan cierta desconfianza respecto al compromiso efectivo de algunos gremios clave para el éxito de la medida de fuerza.


Los temores del moyanismo apuntan en forma directa a la actitud del sindicato de choferes de colectivos de la UTA, liderado por Roberto Fernández, quien se encuentra en plena negociación con el Gobierno por el aumento salarial en la actividad, incremento que se financia con subsidios del Estado. Según fuentes vinculadas a esa negociación, ya existe un primer consenso para que la suba de los colectiveros se ubique en torno a un 32% (una mejora nominal de 27,8% más sumas adicionales), aunque difícilmente el acuerdo sea oficializado antes del paro del martes.


Cerca de Fernández rechazan en forma tajante que las sospe chas del moyanismo y garantizan que, más allá de la discusión de la paritaria del sector, será total la adhesión del gremio a la huelga.

Tags relacionados