Con el parate de la cuarentena, la economía se desplomó 11,5% en marzo

Así lo informó esta tarde el Indec tras difundir los datos del tercer mes del año, cuando el aislamiento obligatorio no alcanzó a pegar en pleno, ya que arrancó el 19. Tomado el primer trimestre en su conjunto, la baja fue de 5,4%

En el arranque de la cuarentena por coronavirus, la economía retrocedió varios pasos más en marzo, tras la caída del 2% que ya acumulaba en el primer bimestre de 2020.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) arrojó para marzo una caída del 11,5% en relación al mismo mes del año anterior, y una contracción acumulada en los primeros tres meses del año de 5,4%, comparando con el mismo período de 2019.

El dato más notorio es el fuerte bajón de la economía en la comparación desestacionalizada respecto de febrero, con una caída de 9,8%.

Se trata de la caída interanual más profunda en más de 10 años, más precisamente desde mayo de 2009 y es por lejos la contracción mensual (desestacionalizada) más elevada desde que hay registro del EMAE (1993).

Con el freno total en la actividad comercial, salvo sectores considerados esenciales como alimentos y bebidas, salud y la industria farmacéutica, y productos de higiene y limpieza, el impacto en los números finales de marzo fue de magnitud.

Asi en marzo, catorce de los 15 sectores relevados mostraron caídas en comparación al año anterior, con reducciones pronunciadas en la industria manufacturera (15,5%), la actividad de la construcción (46,5%), hotelería y gastronomía (30,8%) y el comercio mayorista y minorista (11,2%). 

Sólo se salvó del desplome el rubro Electricidad gas y agua, con un avance del 6,7%. La enseñanza con 1,2% de caída, mientras que la Administración pública, Defensa y Seguridad registró una baja de apenas el 0,8%.

Otros dos sectores con moderadas caídas en el contexto de freno casi total de la actividad por la cuarentena fueron la intermediación financiera (baja del 4,1%) y la explotación de minas  canteras (3,1% de caída). 

La producción agropecuaria, por su parte, registró una fuerte contracción, en este caso del 8,1%, producto de dificultades logísticas pero también por las medidas de fuerza que tuvieron lugar antes y durante la cuarentena, como consecuencia de la suba de derechos de exportación aplicados a un conjunto de productos, entre los que sobre la soja.

La actividad pesquera, por su lado, si bien es una producción esencial sufrió el freno del movimiento de buques tras la imposición de la cuarentena. Sólo quedaron en alta mar aquellos navíos que había salido antes del de marzo. El impacto de la cuarentena en el sector pesquero fue muy importante, con una caída del 46,6%.

Otro dato para apuntar es la caída de Impuestos netos de subsidios, que retrocedió 12,5% en los últimos doce meses, un dato si se quiere lógico en un escenario de parate de la economía y serias dificultades en la cadena de pagos de muchos sectores manufactureros , y los servicios en especial el comercio, pero que tiene impacto a nivel de la recaudación. 

Tags relacionados