Compliance en las organizaciones: ¿cuál es el rédito económico en dedicar recursos a esta actividad?

La progresiva tecnologización de la mano de la Inteligencia Artificial se ha vuelto un tópico de discusión central en los debates sobre compliance y un must para sus profesionales toda vez que la gestión de datos sobre las terceras partes con los que interactúa la compañía y la detección de transacciones financieras sospechosas se han vuelto casi imposible sin procesos automatizados de “data analytics .

Es importante resaltar que cualquier departamento de compliance para ser exitoso debe acompañar la progresiva tecnologización con gestos fuertes y contundentes que estimulen y acompañen el capital humano en la transformación cultural que deben atravesar las organizaciones para que vivan una “cultura ética .

Por momentos, el valor de estos gestos cercanos a la dimensión cultural de las organizaciones se presenta como un intangible sintetizado en la pregunta ¿cuál es el rédito económico en dedicar recursos de mi organización en compliance?

En 2002 el FC Sainkt Pauli, uno de los clubes de fútbol más queridos en Alemania, en un contexto de crisis financiera efecto de sus pobres desempeños en la liga alemana, decidió retirar el sponsorship de la revista masculina Maxim. Aun cuando esa crisis amenazaba su continuidad, el Fanladen, por medio de una asamblea, votó que el club debía quebrar con dicha empresa y no recibir más ingresos en concepto de publicidad por considerar que promovía una visión denigrante y sexista del género femenino y que esa propuesta iba a contramano de los valores del club.

A mediados del 2003 asumió en el FC Barcelona una nueva Junta Directiva que tenía por misión la reconstrucción del club que venía acarreando derrotas deportivas y económicas. Básicamente, el objetivo era pasar de perder 73 millones de euros al año a un déficit cero. En su libro “La pelota no entra por azar , Ferran Soriano -en aquel momento vicepresidente y Director General del Barça, - cuenta que una opción para comenzar a subsanar al menos la cuestión económica era convocar a empresas para que aporten capital a cambio de un espacio en la remera culé: el club necesitaba ingresos publicitarios. Lo interesante es que, en lugar de tomar esta salida “fácil , aquella Junta Directiva se concentró en potenciar la premisa de que el Barca era “más que un club . Es decir, decidieron renunciar al ingreso de casi 20 millones de euros al año y ubicar en sus remeras el logo de UNICEF como una apuesta a largo plazo de promoción de una cultura del club basada en el compromiso social donde los socios y no las sociedades anónimas tuvieran un rol crucial.

Estos dos ejemplos nos ayudan a echar luz sobre un asunto que hoy en día en compliance se presenta como una suerte de punto ciego: ¿cómo comenzar a cambiar la cultura de la organización? ¿Cómo se promueve “en la práctica los valores que aparecen redactados en el Código de Ética? Una clásica respuesta sobre ese “cómo ha sido incorporar un mensaje de los altos directivos en los códigos de ética o que los mismos participen en las capacitaciones que deben tomar los empleados en materia de integridad para ejemplificar cómo compliance se vive en el día a día de la organización. Ahora bien, los ejemplos deportivos mencionados, nos pueden ayudar a estimular la imaginación y darnos ideas o pistas sobre cómo se puede comenzar a dar el cambio cultural en las organizaciones con una orientación ética.

A veces suele pensarse que lo que se gana con la implementación de iniciativas en materia de ética e integridad es lo que se evita pagar en concepto de multas ante el posible castigo de un regulador. Ahora bien, hay frutos mucho más productivos o “positivos que, a la larga, generan mucho más valor (en forma tangible como intangible):

Hoy en día los sainkt pauliners suman más de 20 millones de aficionados en todo el mundo. El merchandising del club braun-weiss no para de venderse a nivel global y los partidos se han convertido en una atracción central del paisaje turístico de Hamburgo (y no necesariamente por los resultados en el campo de juego);

El Barcelona hoy es definitivamente “más que un club . Con la apuesta a UNICEF, aquella Junta Directiva construyó una verdadera marca global que logró la identificación cultural de niños de todas partes del mundo con el Barcelona, alcanzando un “revenue nunca conseguido: en 9 años el club cuadruplicó sus ingresos y ganó 18 títulos en el marco de una cultura organizacional que honraba las raíces del FC Barcelona.

En materia de compliance el dicho “las acciones dicen más que las palabras ejemplifica cómo las organizaciones deben, además de preocuparse por tecnologizar su área de compliance, instaurar una cultura ética de los negocios acordes con la normativa de anticorrupción local e internacional a partir de claros gestos por parte de su dirección.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios