Cavallo: "Existen fuertes riesgos de un Rodrigazo o una hiperinflación"

El ex ministro de Menem y De la Rúa, abogó por un desdoblamiento formal del tipo de cambio. Aseguró que el Gobierno ya no puede bajar la inflación y que el ajuste es inevitable

El ex ministro de Economía durante la primera presidencia de Carlos Menem y también de Fernando de la Rúa en 2001, Domingo Cavallo, recibió a El Cronista en sus oficinas de Buenos Aires para hablar sobre los problemas que aquejan a la economía argentina.

Durante la charla, el ideólogo de la Convertibilidad comparó las condiciones de la economía actual con las que terminaron desembocando en el Rodrigazo de 1975 y la hiperinflación de 1989. Además, criticó el salto devaluatorio de enero, abogó por un desdoblamiento formal del tipo de cambio y aseguró que el Gobierno ya no puede bajar la inflación y que el ajuste es inevitable.

¿Hay similitudes entre la economía cuando le tocó asumir como ministro en 1991 y lo que está pasando hoy en día?

Muchas más similitudes que con lo que pasó en 2001 y 2002. Esta se parece mucho a la de 1975 que desembocó en el denominado Rodrigazo (drástico ajuste de precios relativos, con devaluación e inflación) y la de 1989 que terminó en la hiperinflación. Se parece en las causas que llevaron a la crisis. Ahora esperemos que no termine igual. Lo mejor que puede lograr este Gobierno es evitar que haya un Rodrigazo o que caigamos otra vez en la hiperinflación. A mucho más no puede aspirar porque no va a poder bajar la inflación, al contrario, es seguro que en 2014 y 2015 va a ser bastante más alta que en 2013.

¿Por qué no va a poder bajar la inflación?

Primero, hay mucha inflación reprimida y eso en algún momento tiene que aflorar. Segundo, tiene un déficit fiscal muy grande y debe emitir mucho dinero para financiarlo. Tercero, ya la gente percibe que el ritmo de devaluación en el mercado oficial, por más controles de cambio que se pongan, va a tener que ser más alto de lo que fue. Espero que no sigan cometiendo el error de producir tantos saltos discretos y realicen una política de minidevaluaciones aunque a un ritmo más realista con relación al curso de la inflación.

¿Para usted no era necesaria la devaluación de enero?

No, fue un gravísimo error porque si se va devaluar bruscamente se tiene que ir a una flotación libre sin cepo cambiario. Es decir, una unificación completa del mercado cambiario que el próximo Gobierno la va a tener que hacer sin dudas. Pero lo va a poder hacer un Gobierno creíble y en circunstancias muy diferentes a las actuales. Hoy una unificación del mercado cambiario significa una devaluación del 50% ó 60% adicional a esta del 25% que dispusieron hace poco. Como no fue precedida por una adecuación de tarifas, esa devaluación va a tener que ser acompañada como mínimo por un tarifazo del mismo orden y magnitud. Imagínese sino que los subsidios que se tienen que pagar por la electricidad, gas, agua o Aerolíneas van a aumentar en el mismo orden que la devaluación. Además, lo lógico es que los sindicatos pidan aumentos salariales de la misma magnitud que la devaluación. Eso tiene un sólo nombre: Rodrigazo. Obviamente que si llega a pasar eso, este Gobierno no va a tener ninguna capacidad de hacer una política de estabilización y se pondrá en marcha una espiral inflacionaria muy peligrosa.

¿Cómo le parece que el Gobierno puede achicar la brecha del dólar oficial con el del mercado paralelo?

Lo único que llevaría a estabilizar el mercado paralelo es la legalización de un mercado libre para turismo, atesoramiento y transacciones financieras.

¿Un desdoblamiento?

El mercado ya está re desdoblado porque hay un tipo de cambio oficial, uno para turismo y otro para atesoramiento. Lo que sugiero no es un desdoblamiento sino que además del tipo de cambio del mercado oficial que debería ser puramente comercial para exportaciones e importaciones, opere sin ningún tipo de cepo cambiario ni restricciones un mercado libre legal. Las ventajas que tendrían serían que primero no necesitarían usar reservas del Banco Central. Segundo, al ser un mercado legal habría capitales blancos que cuando el precio sea suficientemente alto van a decidir comprar activos argentinos y tercero, la política monetaria va a ser efectiva porque subiendo las tasas de interés van a poder atraer capitales.

¿Los exportadores tendrían incentivos para liquidar en ese mercado?

Sí, pero por ejemplo a los sectores más afectados por el denominado atraso cambiario, como las economías regionales, y algunos sectores de la industria manufacturera muy intensiva en mano de obra podrían darle un porcentaje a liquidar en el mercado libre. Esto es lo único que este Gobierno puede hacer. No resolvería los problemas porque una brecha entre el mercado oficial y el libre sigue siendo un problema pero les permitiría proyectar una imagen de cierto gradualismo y cierta continuidad en las políticas económicas. En ese contexto deberían eliminar los subsidios y ser realistas en materia de manejo de tarifas.

¿Cómo ve la política de suba de tasas que está llevando adelante el Banco Central?

El Banco Central hace lo que puede. Va a ser medianamente efectiva porque al no haber un vehículo realmente legal para los capitales que quieren cumplir con las leyes de entrada a un tipo de cambio libre, es poco lo que pueden atraer.

¿Pero no se dispararía el tipo de cambio si se libera?

Se dispararía el oficial obviamente. Creo que en un mercado libre, para lo que hoy es el blue pero legal, no tendría porqué escaparse porque ahí puede influir la tasa de interés y el manejo de las Lebacs.

Ultimamente se multiplicaron las comparaciones entre Argentina y Venezuela ¿Argentina va a camino a tener los mismos problemas que Venezuela?

Estamos muy parecidos. ¿Cuál es la gran diferencia entre Argentina y Venezuela? ¿Qué Venezuela tiene 60% de inflación y que Argentina tiene 30%? Pero llegar a la tasa de inflación de Venezuela es algo que puede ocurrir fácilmente. Hay que evitar el Rodrigazo del 75 o la hiperinflación del 89. Esos son los grandes riesgos que hoy tiene la Argentina. La diferencia con Venezuela es sólo de grado pero cualitativamente se parecen mucho.

¿Qué le parece el criterio de quitarle los subsidios a los que compraron dólares que mencionaron como posibilidad tanto la Presidenta como Capitanich?

Es absolutamente tonto. Ya me parecía tonto haber dicho que la gente puede comprar dólares para atesoramiento a $ 8 porque obviamente a ese valor habría demanda infinita porque se puede vender a $ 13. Es una medida sin sentido.

¿Cómo ve la gestión de Kicillof?

Como es inteligente, estudió historia económica, conoce a Marx y probablemente a Keynes, pensé que podía entender como funciona una economía de mercado. Pero obviamente parece que no lo estudió y además no lo entiende porque si lo hiciera no sugeriría las medidas que ha venido aplicando en los últimos días. Incluso todas las medidas que aplicaron pretender controlar precios y cantidades e impedir que después de una devaluación aumenten los bienes comerciables internacionalmente demuestran un absoluto desconocimiento de cómo funciona una economía de mercado. Para ser ministro de Economía hay que entender la economía positiva. Los que son ideólogos y trabajan con la economía normativa son para dar clases en la universidad.

Muchos consideran que el Gobierno está realizando un ajuste con la suba de tasas, la devaluación y el aumento a jubilados por debajo de la inflación...

Por supuesto. Si aumentan las tasas sin dejar que funcione el mercado libre, el ajuste que van a tener que hacer va a ser muy superior al necesario. Hoy día para inducir a que la gente no postergue la liquidación de exportaciones y no anticipe pagos de importaciones la tasa de interés que se necesita es tan alta que va a tener un efecto recesivo mucho más importante que el que tendría una tasa de interés que ayude a atraer capitales al mecado libre y legal. Que la economía va a tener que ajustar no hay ninguna duda pero hay que buscar la forma que el ajuste sea indispensable, mínimo y no uno brutal. Si por no hacer ajustes de manera inteligente, terminan en un Rodrigazo o en una hiperinflación, el ajuste al que se va a someter a los argentinos va a ser brutal. La caída del salario real tanto en términos de poder adquisitivo como en dólares va a ser como fue en 2002 y la recesión va a ser muy profunda.

¿Cómo ve a la Presidenta estos días? ¿Coincide con aquellos que dicen que no va a terminar su mandato?

No sé, cuando ella dice que hay grupos corporativos concentrados que la quieren sacar me asusta porque me induce a pensar que no descarta tener que irse. Mejor sería que dijese que tiene el firme propósito de estar hasta el final y organizara su gobierno con gente a la que le delegue las funciones para manejar razonablemente bien el Gobierno hasta fines de 2015. Tuve alguna expectativa cuando puso a Capitanich, a Fábrega y por otro lado Kicillof no había manifestado totalmente su desubicación sobre la realidad. Ahora a Capitanich lo liquidaron desde la noche que no le dejaron enviar las tropas a Córdoba. Estoy absolutamente asombrado del discurso de Capitanich desde ese entonces hasta ahora, no se parece al que yo conocí, Fábrega hace lo que puede pero Kicillof le está dando muy malos consejos a la Presidenta. Ahora no sé quien la ayudará a la Presidenta a armar su discurso político y su comunicación porque ese es otro plano en el que le están errando de una manera muy evidente.

¿Cómo ve a los precandidatos presidenciables?

Todos son potencialmente buenos, tanto Cobos, Binner o Sanz de los socialdemócratas como Massa o Scioli de los peronistas y Macri del Pro. Ahora todo depende del discurso que terminen haciendo, de cuan realista sea y de los equipos de gente que armen.

Bueno en el caso de Massa ya se sabe que está trabajando con Lavagna, Peirano, Redrado...

Ese es un equipo de campaña. No veo que todavía puedan mostrar un equipo de Gobierno. El que más tiende a mostrar un equipo de Gobierno es Macri. Los radicales si aprovechan bien a la gente que tienen como Prat Gay, Lousteau, Baglini, el mismo Javier González Fraga con el que discrepo en muchas cosas de las que ha dicho pero creo que es una persona razonable también pueden armar un equipo. Con respecto al equipo de Massa, creo que le gusta interpretar que todos los problemas de la Argentina actual nacieron en 2007 y están equivocados. Nacieron en 2002, desde la pesificación hasta acá, por eso dudo que con esa gente puedan armar un equipo que resuelva los problemas de la economía. Lo importante del próximo Gobierno es que no va a poder como Menem tomarse un año y medio para empezar a encontrar soluciones a los problemas económicos porque cuando empiece a aplicar buenas políticas ya va a estar sobre la elección del segundo año y si la gente no percibe soluciones puede ser que le vote en contra. Es muy importante que el próximo presidente desde el día que llegue a la Casa Rosada tenga muy en claro cuáles son las reformas y las medidas que hay que tomar.

Temas relacionados
Más noticias de Cavallo

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés