Caso Soria: declararon sus custodios y mañana lo harán sus hijos

Los agentes de seguridad de la chacra dijeron que no escucharon decir a la esposa del fallecido ex gobernador  “no lo quise matar”, según había trascendido. 

Los efectivos policiales que estaban de custodia en la chacra del fallecido gobernador rionegrino Carlos Soria, no escucharon a su esposa, Susana Freydoz, decir “no lo quise matar”, según trascendió hoy de fuentes judiciales tras la declaración testimonial de los uniformados ante el fiscal de la causa, Miguel Fernández Jahde.

También se supo que ninguno de los dos policías que permanecían en la puerta de la casa de campo ingresó al dormitorio en donde ocurrió la muerte de Soria.

Alberto Ricchieri, abogado defensor de Freydoz, única imputada en el caso, dijo además a la prensa que “los custodios estaban a unos 100 metros de la casa, sólo escucharon los gritos y el pedido de auxilio de los familiares”.

El letrado añadió que las declaraciones testimoniales continuarán mañana, con la convocatoria a Martín Soria, intendente de General Roca e hijo mayor del ex gobernador; y a María Emilia Soria, quienes estaban en otra habitación de la casa cuando se produjo el hecho.

La decisión de la familia, insistió, es “colaborar con la justicia” y estimó que mañana declararán dos de los hijos, Martín y María Emilia Soria y el “cuñado” del primero, novio de la joven, Mariano Valentín.

La hija de Soria y Valentín dormían en otra habitación de la chacra el domingo último cuando ocurrió la muerte del gobernador a causa de un disparo en el rostro. Los familiares del matrimonio “están muy dolidos, me dijeron que quieren declarar, que quieren contar lo que realmente pasó”, aseguró Riccheri.

La viuda del mandatario provincial, en tanto, sigue bajo atención médica, en el domicilio de un familiar en la ciudad de Allen.
 

Tags relacionados