Juntos por el Cambio pegará el faltazo a la cita de Alberto con fuerzas de la oposición

El Presidente había convocado a jefes de bloque opositores para hablar del canje de la deuda, el presupuesto y la moratoria. La coalición cambiemita avisó que no asistirá y pide una agenda consensuada y un "mano a mano" con el mandatario.

El presidente Alberto Fernández y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, esperaban mantener este lunes por la tarde una videoconferencia con los jefes de las bancadas opositoras para consensuar las condiciones con las que dar tratamiento a un paquete de leyes con los que el Ejecutivo procura retomar una agenda proactiva y eminentemente enfocada en aliviar el impacto de la crisis económica que provocó el parate casi total de la actividad, como consecuencia del aislamiento dictado para frenar el avance del coronavirus.

Hasta el sábado, Alberto pretendía atender en forma virtual a los jefes de la UCR, el PRO, la Coalición Cívica, Consenso Federal, el FIT y otras fuerzas a los que pretende informar las negociaciones para el canje de la deuda, y asimismo persuadirlos de acompañar una batería de iniciativas, entre las que se destaca otorgar al Ejecutivo facultades para renegociar la deuda en dólares emitida bajo legislación local, y una amplia moratoria que permitirá el aplazamiento de pagos vencidos al 30 de junio y alcanzará a empresas de todo tamaño.

Sin embargo, en las últimas horas del domingo Juntos por el Cambio avisó que no acudiría a la cita que había pedido con exclusividad y anticipación hace varias semanas. El argumento oficial fue de forma, no de fondo, y el argumento dado para pegar el faltazo fue que la agenda "debiera ser acordada con mayor antelación".

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, explicó que la coalición había pedido ver al mandatario para discutir una agenda parlamentaria, institucional y de pospandemia, cara a cara y sin otros partidos de por medio.

"La reunión del lunes fue convocada por Massa en un chat hace dos horas; por eso pedimos otro día para hablar seriamente", chicaneó el exgobernador mendocino Cornejo.

La reacción de la mayor fuerza opositora (tiene 145 congresistas) da cuenta del clima enrarecido que se viene caldeando por la decisión del Poder Ejecutivo de impulsar la causa por presunto espionaje señalando al expresidente Mauricio Macri como principal responsable, y que se agrietó aún más tras el asesinato del exsecretario de Cristina Kirchner, Fabián Gutiérrez, y el comunicado cambiemita que señalaba su muerte como de "mayor gravedad institucional". El mismo presidente se encargó en rechazar y condenó como una actitud "miserable" alentar en un móvil político detrás del crimen de quien ya estaba investigado por enriquecimiento ilícito.

Fernández procuraba destrabar una ampliación presupuestaria que le facilite seguir la transferencia de ingresos a personas golpeadas por recesión. También estaría dispuesto a debatir cuanto antes una nueva fórmula de la movilidad jubilatoria, y de paso intercambiar impresiones sobre la situación sanitaria y los ejes de su plan pospandemia, del que se niega a dar más detalles para esquivar las quejas de quienes queden disconformes.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día