SEGÚN DATOS OFICIALES, SE DEVENGÓ EL 93,88% DE ESOS RECURSOS PARA SUBSIDIOS

Cammesa consumió en un semestre casi todo su presupuesto anual

Utilizó los recursos para subsidiar la electricidad e importar combustibles. Los recursos para pisar tarifas y comprar energía en el exterior crecen 90%

Cuando todavía no terminó el primer semestre, el Gobierno ya gastó el 93,88% del presupuesto destinado para todo el año a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista de Electricidad (Cammesa), la empresa mixta controlada por el Ejecutivo que concentra la mayor cantidad de subsidios a la energía eléctrica.


Según datos oficiales, hasta ayer el Gobierno había devengado $17.369,81 millones de los $ 18.502,27 millones comprometidos en el Presupuesto 2013. Cammesa administra el mercado eléctrico y recibe buena parte de los subsidios que hacen que las tarifas que pagan los usuarios residenciales del área metropolitana estén congeladas desde la década del noventa. Además, junto a Enarsa, importa combustibles líquidos, cuya compra crece constantemente.

Cammesa recibió subsidios por $ 24.554,6 millones el año pasado. Para este año, sufrió un recorte sensible, hasta los $ 18.502,3 millones. en paralelo, las compras de energía al exterior se dispararon y crecieron un 29% entre enero y mayo, hasta los u$s 4.562 millones, según el Indec. En el primer trimestre, la importación había crecido 57% interanual. Las transferencias al sector energético totalizaron $ 55.051,9 millones el año pasado, según datos oficiales recopilados por la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).


La ejecución de las partidas correspondientes a Cammesa, que se encuentran en el rubro Formulación y Ejecución de la Política de Energía Eléctrica, representan una porción del total de los subsidios a la energía. Otra tajada importante se la lleva Enarsa, la petrolera estatal encargada de importar gas natural licuado y otros combustibles. El resto se dispersa en fideicomisos.


En total, según ASAP, Cammesa y Enarsa insumieron $ 21.562,9 millones entre enero y mayo de este año, o un 90 por ciento más que en igual período de 2012. Cammesa se llevó $ 13.746,5 millones, o un 112% más que hace un año, y Enarsa, $ 7.816,4 millones, o 61,8% más, de acuerdo a esos datos.


El dinero presupuestado para Enarsa se encuentra dentro del rubro Asistencia Financiera a Empresas Públicas y Ente Binacional, entre las Obligaciones a cargo del Tesoro. Comparte cartel con la represa hidroeléctrica de Yacyretá y Nucleoeléctrica S.A., entre otras. De los $ 31.438,76 contemplados se devengaron en la primera mitad del año $ 20.144,26, o el 64,07 por ciento.


De estos números se desprende que tanto Cammesa como Enarsa necesitarán de inminentes refuerzos presupuestarios, mediante ampliaciones o modificaciones.


Otras partidas presupuestarias destinadas a subsidiar servicios públicos corren con más holgura. Entre ellas, se destacan los subsidios al transporte público, que mediados de 2012 pasaron a la órbita del Ministerio del Interior.


El Gobierno devengó, hasta ayer, el 53,13 por ciento de los 3.124,75 millones presupuestados para la Formulación de Políticas de Transporte Aerocomercial. Esos $ 1.660,19 millones son los recursos que van a Aerolíneas Argentinas.


El giro de recursos a financiar el transporte automotor fue del orden del 48,58%. De los $ 11.096,21 millones presupuestados, se devengaron $ 5.005,30 millones. El financiamiento del sistema ferroviario viene más rezagado. Sólo se utilizaron 1.604,87 millones de los $ 5.272,84 millones presupuestados, o el 32,41 por ciento.


Según la consultora Ecolatina, los subsidios (tanto sociales como económicos) alcanzarían este año los $ 130.000 millones, o el 5% del PBI. En 2012 rondaron los $ 90.000 millones.