Cameron advirtió que mantendrá la vigilancia en las Islas Malvinas

A meses de cumplirse 30 años de la guerra, el primer ministro británico, David Cameron, aseguró que su país mantendrá la vigilancia sobre las Islas Malvinas y volvió a descartar una negociación sobre la soberanía con el gobierno argentino, varias veces reclamada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por el archipiélago del Atlántico Sur.
Tenemos que estar permanentemente vigilantes (en las islas), sostuvo, en una entrevista difundida ayer por un programa de la BBC, en referencia a la defensa de las islas disputadas por la Argentina.
De esta manera, el primer ministro conservador volvió a rechazar toda posibilidad de debatir sobre la soberanía de las islas. En esta ocasión, con mayor énfasis diplomático, luego de que los países del Mercosur y sus aliados, hayan acordado impedir el acceso a sus puertos de barcos con bandera malvinense.
Sin embargo, Cameron se expresó a favor de establecer fuertes relaciones con América Latina, a pesar de que varios de sus países se expresaron en favor de la Argentina sobre el bloqueo a buques con la bandera del archipiélago.
No es la primera vez que Inglaterra protesta por la medida resuelta por la Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay en una cumbre celebrada el pasado 20 de diciembre en Montevideo. En ese marco, el presidente del país oriental, José Pepe Mujica, ratificó la solidaridad continental. Al otro día, la Cancillería del Reino Unido respondió al acuerdo del Mercosur al considerar que no tenía ninguna justificación. En su mensaje navideño, Cameron volvió a cerrarle la puerta a una negociación con la Argentina, al criticar personalmente el bloqueo acordado en la cumbre del Mercosur.
La escalada diplomática por Malvinas ocurre justo en la previa a cumplirse 30 años de la guerra librada entre la Argentina e Inglaterra por la posesión del archipiélago del Atlántico Sur, cuya soberanía reclama el gobierno argentino desde 1833.