TRAS SU SALIDA, QUEDAR EN LA CÚPULA LA DUPLA DAER-ACUÑA

CGT: renunció Schmid y crece la presión por elegir una nueva conducción

"Mi gestión está agotada", transmitió el dirigente para justificar su paso al costado a una semana del último paro. Moyano pide definir una nueva jefatura

Pese a la satisfacción con la que la dirigencia sindical evaluó la masividad del paro general del último martes, la jornada de protesta no terminó de la mejor forma para Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato de conducción de la CGT. Por la noche, el dirigente debió ser internado durante algunas horas en un sanatorio porteño por un problema de presión. Finalmente ayer, apenas cinco días después de la huelga, Schmid anunció su decisión de dar un paso al costado en la cúpula de la central.

Comunicó su determinación a través de un telegrama oficial remitido a la central obrera y, más informal, le transmitió personalmente la renuncia a Héctor Daer y Carlos Acuña, los otros dos miembros del triunvirato que continuarán al frente de la entidad ahora bajo el formato de un binomio. Al menos hasta anoche, la decisión en la primera línea cegetista era mantener la actual conducción y sortear la presión de algunos sectores internos, como el caso del moyanismo, para poner en marcha un proceso de elección de nuevas autoridades. "No hay margen para abrir esa discusión en este momento de crisis", advirtió un importante referente del consejo directivo de la central.

"Mi gestión está agotada". Ese fue el principal argumento que Schmid, también titular de la Confederación de gremios del transporte y jefe del sindicato de dragado, expuso sobre su renuncia en las charlas telefónicas que mantuvo con Daer y Acuña. Algunos meses atrás, con el mismo fundamento, el dirigente había amagado con dar un paso al costado en la conducción sindical, especialmente en medio de los cuestionamientos de los sectores sindicales más críticos que reclamaban al triunvirato una posición de mayor dureza en su relación con el Gobierno.

Más allá de los problemas de salud que lo aquejaron en los últimos días, puertas adentro de la jefatura cegetista también vincularon la renuncia de Schmid al distanciamiento del dirigente con el espacio gremial liderado por Hugo Moyano, el sector que impulsó su desembarco en el triunvirato. "Hace rato que se quería ir, estaba cansado de las presiones del moyanismo y su falta de respaldo", comentó un gremialista de buen diálogo con el ahora saliente triunviro. Otro dirigente evaluó: "Su decisión era previsible. Es un referente con perfil más bajo y se la pasaba haciendo equilibrio entre dialoguistas y combativos". Ninguno de los dos sindicalistas consideró que, tras su salida del triunvirato, Schmid vaya a romper con la CGT para sumarse al frente sindical que conforman Moyano, la Corriente de Sergio Palazzo y las dos CTA.

En tanto, apenas trascendió su renuncia, Pablo Moyano reclamó un urgente llamado para elegir una nueva conducción cegetista.

Tags relacionados
Noticias del día