Bajo perfil: Alberto se refugió en Olivos para seguir la votación de aborto y reaparecerá en el conurbano

El Jefe de Gabinete reemplazó hoy en un acto al Presidente, que sigue desde Olivos las sesiones clave en el Congreso por la legalización del aborto y la reforma jubilatoria. Ministros van al parlamento. Fernández recién regresará, tras la votación, con una actividad en la provincia de Buenos Aires. 

Bajo perfil. A pesar de haber impulsado desde la campaña la legalización del aborto, y cuya aprobación se podría convertir en el principal hito de gestión en un primer año pandémico, Alberto Fernández prefirió refugiarse hoy en la Quinta de Olivos.

Cauto, confiado en sus números, y con una parte del Gobierno que prepara una celebración para la madrugada en el Congreso, el Presidente vuelve a calzarse el traje de "moderado" para evitar confrontar con un electorado celeste y hasta con el mismo Papa Francisco

Para evitar sobreexposición, fue su jefe de Gabinete; Santiago Cafiero, quien asistió a un acto previsto en Almirante Brown para entregar equipamiento a las fuerzas de seguridad. Ausente, igual será un difícil equilibrio para el defensor del proyecto que elaboró su secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, arquitecta jurídica de la administración albertista. 

"No sé si hay celebración (pública)", dudan cerca del mandatario. La cita para su reaparición, post-votación,  con final contemplado aún que podría ser un facraso, es para mañana en el Conurbano. Se rumorea un acto en José C. Paz, tierra del histórico Mario Ishii, asiduo visitante presidencial. 

"Mañana será el balance del operativo de vacunación y sus primeras palabras (sobre el aborto) si sale todo bien", presagian en la Casa Rosada. A pesar de los rumores que surgieron en la votación en Diputados, que terminaron siendo falsos, esta vez en el oficialismo ni arriesgan que Fernández podría visitar un palco de Senadores durante la sesión

En cambio se instalaron en el Congreso, desde que comenzó, la propia Vilma Ibarra, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta y la asesora Dora Barrancos. Se esperan otras visitas como la de los ministros Eduardo "Wado" de Pedro (Interior) y Ginés González García (Salud).

No sería la primera vez que Fernández tiene que usar su cintura política: el proyecto para la interrupción voluntaria del embarazo generó una cruce diplomático de gacetillas con el Vaticano en febrero, durante la gira presidencial a Europa, tras la reunión bilateral con el Papa. El tuit de Francisco abre la incógnica de cómo continuará la relación con la Iglesia a partir de ahora. 

Una victoria, por otra parte, evitará una caza de brujas todista. Hace semanas que, cuando el poroteo era muy ajustado, Fernández se puso al frente de las negociaciones con los gobernadores para evitar una derrota legislativa.

Un reproche que se le escuchó apuntaba contra aquellos candidatos que fueron pegados a su boleta, sabiendo que impulsaría la legislación del aborto. Sin ir más lejos, sin disciplina partidaria en este tipo de temas, se da la particularidad que el jefe del bloque oficialista, José Mayans, es un férreo partidario celeste; mientras que el de la bancada opositora, Luis Naidenoff, ya votó a favor en 2018. 

A pesar de que los números parecen favorecer al oficialismo, tanto los que llegan desde el Senado como los que analizan en el Gobierno, en la Rosada son precavidos. "La lana se vende con la oveja atrapada", es uno de las tantos refrases cautelosos que reenvían

  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios