Autos de alta gama importados pagan siete veces más por impuesto a cuenta

El nuevo impuesto interno a los autos de alta gama tiene ciertas particularidades, por su forma de cálculo, que llevan a que la incidencia del gravamen como pago a cuenta en la importación llegue a siete veces más que antes y genere fuertes saldos a favor que no se pueden computar.

Es que los autos importados se gravan al ingresar al país con un pago a cuenta, y más tarde también en el mercado interno, en oportunidad de su venta, momento en el que se detrae ese pago a cuenta.

Uno de los aspectos interesantes para analizar es cómo incide el impuesto en las distintas operaciones, relacionando la situación anterior y la reciente modificación impositiva, comentó Humberto Bertazza, socio de Bertazza, Nicolini, Corti & Asoc. y presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Bueno Aires.

En primer lugar, Bertazza consideró la situación de los autos gasoleros, los que con anterioridad se encontraban exentos en la medida que el precio de venta fuera inferior a $ 150.000.

Con los cambios en el impuesto, esa cifra llega ahora hasta $ 170.000, para que proceda la exención.

Para los autos gasoleros cuyo importe de venta es superior a $ 150.000, si se toma, por ejemplo, un auto cuyo importe es de $ 155.000, con anterioridad a la reforma legal, el importe total incluido impuestos internos pasaba a ser de $ 177.150.

Luego de la modificación legal, tomando ese mismo importe de $ 155.000, el mismo estará exento del impuesto pues se encuentra en el escalón que va entre $ 150.000 y $ 170.000. En este caso se observa una reducción del impacto impositivo.

Y los autos gasoleros cuyo precio de venta superan los $ 170.000. Suponiendo que se trata de un automóvil cuyo valor de venta es de $ 175.00 que con el impuesto interno se va a $ 200.007, en la situación anterior a la reforma legal, ese mismo auto, cuyo precio es de $ 175.000, ascenderá a $ 194.442 con el impuesto interno, después de la reforma legal. En este caso también el impacto del impuesto disminuye.

En segundo término, aparece el caso de los autos nacionales. Si el precio de venta es menor a $ 150.000 o mayor a $ 150.000 y hasta $ 170.000, la situación es igual que para los autos gasoleros.

Respecto de los autos cuyo precio de venta es superior a $ 170.000, por ejemplo, $ 175.000, el importe de venta era con impuestos internos de $ 200.007, antes de la reforma legal. Sin embargo, después del cambio, y considerando el mismo importe de $ 175.000, se llega sumando el gravamen a $ 250.005, lo cual implica un incremento de aproximadamente 25% del precio de venta.

En el caso de los autos nacionales cuyo precio de venta es superior a $ 210.000, por ejemplo $ 215.000, ese importe con la incidencia de impuestos internos alcanzaba a $ 245.723 antes de la reforma.

Con los cambios, considerando un precio de $ 215.000, se llega con impuestos internos a un valor total $ 430.000, con lo cual el aumento del precio del auto nacional es de aproximadamente 75%.

Por último, está el caso de la incidencia de la modificación legal respecto de los autos importados. Con anterioridad al cambio, en el caso de autos cuyo precio de venta sea superior a $ 210.000, por ejemplo el caso de $ 215.000, la incidencia del impuesto interno, como pago a cuenta de la importación es de $ 39.930. Al venderse en el mercado interno, el impuesto es de $ 30.716, contra el cual se computa el pago a cuenta de $ 39.930, lo cual arroja un saldo a favor de $ 9.214 que no se puede computar.

Después de la modificación legal, en el caso de un automóvil importado cuyo precio es de $ 215.000, la incidencia del impuesto interno como pago a cuenta en la importación es de $ 279.500. Cuando ese auto se venda en el mercado interno el impuesto correspondiente a esa venta es de $ 215.000, contra el cual se computa el pago a cuenta de $ 279.500 generándose un saldo a favor de $ 69.500 que no se puede computar.

De esta manera, en el caso de los autos importados, cuyo importe de venta supere el importe de $ 210.000 la incidencia del impuesto como pago a cuenta en la importación es de aproximadamente siete veces más que el que regía con anterioridad a la modificación legal.

Tags relacionados