Autopartes: la fuerte caída de las importaciones por la recesión explican la mejora en el déficit comercial sectorial

Mientras las exportaciones crecieron en 7,8% en los primeros nueve meses del año, las importaciones se desplomaron 28%. Mejoraron en especial las exportaciones extrazona Mercosur.

Un efecto no deseado y mucho menos virtuoso de la prolongada recesión que atraviesa la economía argentina es el cambio en la tendencia de la balanza comercial en sector autopartista.

La fuerte caída de las importaciones y la mejora en las ventas externas posibilitó una reducción del 33% del déficit sectorial en el período enero-septiembre.

El último relevamiento de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) señala que las exportaciones de partes y piezas para el sector automotor se incrementaron 7,8% en relación al año anterior, mientras que las importaciones se contrajeron 28%.

Esta reducción de importaciones está en línea con la caída de producción de vehículos, que en el mismo período se contrajo 34,9%. Así, la fase recesiva que atraviesa la economía argentina es clave para explicar el desempeño del autopartismo en materia de comercio exterior.

"El déficit comercial en autopartes de los primeros nueve meses de 2019 ascendió a u$s 3638 millones, con una caída del 33% con relación a igual período de 2018", señala un comunicado de AFAC.

La razón principal es la baja notoria de las importaciones, pero en paralelo, se está dando un proceso de incremento gradual de exportaciones, "explicado por las exportaciones fuera del Mercosur y una ligera recuperación de las ventas a Brasil", señaló la entidad.

Allí sobresalen, por ejemplo, las exportaciones de cajas de cambio y sus partes a Polonia y Eslovaquia, así como catalizadores al Reino Unido. Por su parte, aumentaron también los envíos de ruedas y neumáticos a Estados Unidos y Brasil, donde también están creciendo las exportaciones de motores.

Con Brasil, el principal destino de autos y autopartes, está cambiando la tendencia declinante de los últimos tiempos. El avance todavía es marginal, del orden del 2,9%, unos u$s 20 millones. Así, pasaron de u$s 738,1 millones en los primeros nueve meses 2018 a u$s 759,5 millones este año.

Juan Cantarella, director ejecutivo de AFAC, señala que para 2020 "se espera un año similar a 2019 desde lo productivo, en lo que respecta a la producción de vehículos, en el orden de las 340/350 mil unidades".

Pero aclara que hacia adelante "la discusión sobre cómo mejorar la competitividad sistémica cobrará más relevancia, sobre todo por los acuerdos firmados con la Unión Europea y con Brasil, en los que "si no somos realmente competitivos se nos va a hacer muy difícil renovar los ciclos de inversiones".

En esta línea, desde AFAC demanda acciones concretas para generar un salto en la competitividad sistémica, "que nos lleve a mejorar fuertemente las exportaciones y sustituir piezas importadas".

El argumento central es que si eso no ocurre, "ante cualquier repunte de la actividad se volverá a los mismos desequilibrios, con gran impacto en la balanza comercial de nuestro país"

 

Tags relacionados