Aunque con diversas recetas, economistas anticipan un dólar a $ 25

El escenario cambiario local que se desató a fines de la semana pasada y que hasta ayer parecía imparable producto de la suba de tasas en los EE.UU. y el desarme de posiciones en pesos de grandes inversores institucionales, con un dólar que cerró en $ 23, generó gran incertidumbre en el mercado, aún difícil de proyectar su desenlace. Algo desorientados sobre la estrategia que está llevando a cabo el Banco Central, los economistas mostraron opiniones diversas respecto de cuál debería ser el camino a seguir para contener la corrida.

 

"Me parece que el BCRA tiene que decir claramente qué va a hacer, cuál es el objetivo de tipo de cambio, sobre todo porque todo esto viene generado por un incidente exógeno. Tiene que salir a marcar la cancha, ponerle el cascabel al gato. Este nivel de dólar a $ 23 ya es un valor donde deberían tratar de parar la pelota, con participación en el mercado spot y en el de futuros, y luego redefinir la estructura de tasas para los próximos meses. La tasa de interés como único instrumento fracasó", aseguró el economista Javier Alvaredo, de ACM Consultores.

Otra alternativa posible, reflejada por Guido Lorenzo, del mismo estudio, es la de dejar correr el tipo de cambio hasta que encuentre un nuevo valor de equilibrio y que la expectativa de devaluación se vaya frenando. "Darle batalla perdiendo reservas no parece buena opción. Preferiría dejarlo flotar y no tenerle miedo al traslado a precios", enfatizó.

Frente a este escenario, la consultora ya elevó las proyecciones de tipo de cambio e inflación a $ 24,8 y 25%, respectivamente, algo que están haciendo todos los analistas de cara al nuevo contexto. Falta que el propio Gobierno asuma que la inflación quedará lejísimo del 15% proyectado.

Según afirmó el economista Gabriel Rubinstein, el Central está lidiando con la situación y "es lógico que dejen subir el dólar, que vendan reservas y también que suban la tasa", pero "partieron de una situación de mucha incoherencia".

"La mala noticia es que estamos en una corrida que todavía continúa y va a tener costos en precios y en el nivel de actividad. Con respecto a la meta, sostuvo que "ya no se gana nada modificándola; al contrario, se corre el riesgo de que todo vaya más para arriba". Rubinstein prevé un alza de precios del 22% y un tipo de cambio en torno a $ 24/$25.

Por su parte, Agustín DAttellis, coincidió en que la situación es delicada como para que el BCRA siga regalando los dólares y "la suba de tasas deja de ser efectiva porque se perdió la confianza". "Estructuralmente, hicieron todo mal, subir la tasa tarde, dejar correr la divisa en momentos y en otros no. Porque tiene un costo enorme todo eso", señaló el economista de Agora Consultores. Dos escenarios son posibles, según su visión: o que el dólar encuentre un nuevo equilibrio en torno a $ 25 y que con una tasa del 38% vuelva el carry trade y se calmara la situación, con las consecuencias que ello implica en términos de inflación y actividad; o que el escenario de corrida no cese, que sería el más grave por la crisis que provocaría.

Miguel Kiguel, de Econviews, opinó que hay que dejar correr la divisa y en unos días "darle un mazazo" para que el que compra dólares en estos días termine perdiendo. "El Central tiene que usar reservas, la tasa no la puede subir más. Ya la subió", analizó.

Tags relacionados

Más de Economía y Política