Aumentan 5% naftas y gasoil, pero sigue el congelamiento

El Gobierno autorizó a las petroleras a mover sus precios, pese a que sigan vigentes los efectos del congelamiento hasta el 13 de noviembre, así quedó oficializado hoy en el Boletín Oficial. Es para que la suba posterior no sea tan fuerte. Ahora habrá un atraso de 15%.

Los precios de los combustibles líquidos (naftas y gasoil) en estaciones de servicio subieron este viernes 1 un 5% a pesar de que el congelamiento del petróleo continúa vigente hasta el 13 de noviembre.

Según explicaron en la Secretaría de Energía, que otorgó la autorización oficial a las petroleras por orden del presidente, Mauricio Macri, este incremento previo es para "amortiguar el impacto de la finalización del período de vigencia de los efectos del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 566/2019", dictado a mediados de agosto en medio del shock financiero tras las elecciones PASO.

El alza también busca "prevenir eventuales problemas de desabastecimiento que pudieran ocurrir" en el canal minorista, ya que en Energía quieren evitar que, por la diferencia de precios, las empresas desvíen productos hacia el canal mayorista, que no opera bajo un congelamiento formal desde mediados de septiembre.

Con esta medida, el dólar de referencia para el precio del petróleo crudo se establece en $ 51,77 (desde los $ 49,30 actuales) y los combustibles quedarán con un atraso cercano al 15%.

Además, el Gobierno ratificó que los precios volverán a ser "libres" a partir del 14 de noviembre, con lo que cada compañía definirá su estrategia para recuperar las millonarias pérdidas que experimentaron en los últimos 90 días.

Por supuesto, será YPF, con más del 55% de market share, la que marque el camino a las privadas (Raízen -que opera la marca Shell-, Axion, Puma Energy, Dapsa y Gulf).

Sin salir del congelamiento, los combustibles ya habían aumentado un 4% el 18 de septiembre, cuando el crudo Brent había saltado hasta u$s 68 por barril en los días previos por el atentado con drones a refinerías en Arabia Saudita.

En ese momento, tras la suba de precios, el Gobierno calculó que el atraso quedaría en 15% (el mismo nivel de hoy), aunque las petroleras señalaban que superaba el 30%. Ahora, en cambio, el petróleo ronda los u$s 60, con un dólar mayorista también cercano a los $ 60.

En Capital Federal, la nafta súper de YPF quedaría en $ 47,79 por litro y la premium en $ 55,14. El litro de Infinia Diesel queda en $ 52,34 y en el caso 44,74%.

Por otra parte, los biocombustibles también tendrán un alza en noviembre. La Subsecretaría de Hidrocarburos y Combustibles publicará en el Boletín Oficial un ajuste de 6% en el bioetanol de caña de azúcar y un 8% en el bioetanol elaborado a base de maíz y el biodiesel.

Por otra parte, también habrá un aumento de 6% en los impuestos al dióxido de carbono (IDC) y a los combustibles líquidos (ICL), que estaban congelados desde julio y que debieron haber subido en septiembre.

Con todo, en las refinadoras se quejan de que de éste 5% que les autorizan, captarían menos de 1 punto porcentual, ya que, argumentan, los impuestos son aproximadamente el 30% del precio, los biocombustibles un 12% de las naftas y un 10% del gasoil y el segmento upstream (exploración y producción) quedaría con buena parte de este ajuste.

 

Tags relacionados