Ante sangría laboral, sindicatos petroleros piden barril criollo y baja de retenciones

En un plenario, los representantes gremiales de las cuencas Neuquina, Golfo San Jorge y Austral, con 80% de la actividad petrolera, decidieron apoyar pedidos de las empresas. Corren riesgo más de 8000 puestos.

En la búsqueda de evitar una sangría laboral, con la posible pérdida de más de 8000 puestos de trabajo, los sindicatos petroleros apoyarán a las productoras en el pedido que harán al Gobierno de mantener la actividad con un precio sostén en torno a los u$s 52 por barril y, además, solicitar la reglamentación de la baja de derechos de exportación (retenciones) del actual 12% al 8%, tal cual figura en la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva sancionada hace tres meses.

En un plenario de sindicatos de energía "en defensa del trabajo y de la actividad", Guillermo Pereyra, Jorge Ávila, Claudio Vidal y José Lludgar, representantes de los trabajadores en las cuencas Neuquina, Golfo San Jorge y Austral, decidieron el viernes pedir el "compromiso de parte de las empresas de mantener las fuentes de trabajo de cada compañero", solicitarle al Gobierno nacional la implementación de la baja de retenciones y también ser tenidos en cuenta en el debate que avanzará esta semana sobre la continuación de la actividad en todo el país.

Los gremialistas conformarán el Frente Federal de Trabajadores jerárquicos y de base, "con el fin de tener una participación unificada en los debates que atañen a la actividad", y aunar fuerzas. Es que al tener distintos representantes según cada provincia y cuenca, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego perdieron peso en las decisiones en los últimos años, donde la producción se concentró en Vaca Muerta.

Así como cuando el petróleo rondó en el mundo los u$s 70 por barril durante enero y en Argentina no subieron los precios de los combustibles, ahora que el crudo está en torno a los u$s 35, tampoco habrá una baja de naftas. Ante esto, las productoras de petróleo y las refinadoras discutirán en estos días quién asume las pérdidas, mientras el Gobierno prefiere esperar a que se consoliden las tendencias.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo aseguraron que la imposición de Licencias no Automáticas (LNA) a las importaciones fue una "medida fuerte" y que, por ahora, no tienen en cartera una nueva decisión. 

Un analista del sector, en off the record, sostuvo ante la consulta de El Cronista que si se determina un "barril criollo" se podría amortiguar la baja en los niveles de producción, que de todas maneras caerá por la situación macroeconómica local y los precios mundiales.

Un escenario probable, incluso, es que aumenten los márgenes de la refinación para cuidar el flujo de fondos de YPF y que el Estado aproveche para aplicar el aumento pendiente de los impuestos sin que eso repercuta en los consumidores. En este caso, habrá que negociar una compensación a las productoras no integradas y a las provincias, que sufrirán la menor recaudación por regalías.

Tags relacionados