Ante la ola de homicidios en Santa Fe, la Rosada prometió refuerzos a Perotti

El Ministerio de Seguridad desplegará más gendarmes en el territorio que gobierna Omar Perotti, donde se registraron 17 asesinatos en lo que va del año. 

Ante el estado de conmoción que reina en la provincia de Santa Fe, donde se registraron 17 asesinatos en lo que va del año, el Gobierno nacional determinó enviar un refuerzo de fuerzas federales de seguridad para contener la crisis y coordinar esfuerzos con las autoridades locales, que están bajo la orden del gobernador Omar Perotti, mediante la puesta en marcha de un convenio interjurisdiccional que establece tres niveles de trabajo para ir tras de los criminales.

Los detalles del mayor despliegue de efectivos de la Gendarmería y la Policía Federal en suelo santafesino se acordaron en una reunión en Casa Rosada, que terminó en el despacho del presidente Alberto Fernández, y de la que fueron parte la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; el gobernador Omar Perotti, y su ministro del área, Marcelo Saín, junto a otros funcionarios técnicos.

El gobernador Omar Perotti y la ministra Frederic firmaron un convenio para intercambiar información y realizar operativos conjuntos.

En la antesala de la reunión, fuentes de ambas administraciones anticiparon a El Cronista que el Gobierno nacional y el provincial procuran "coordinar los esfuerzos en materia de seguridad" y de ese modo dar una señal de intansigencia hacia las bandas criminales vinculadas al narcotráfico y el narcomenudeo. De allí que la intención sea avanzar en un comando conjunto de fuerzas provinciales y federales.

El ministro de Seguridad santafesino, Marcelo Saín, explicó que el convenio firmado pone en marcha tres mesas operacionales. Una de ellas coordinará las acciones en el territorio, y para ello se incorporarán 300 gendarmes en las zonas más calientes de Rosario, Santa Fe, Venado Tuerto, Rafaela y Resistencia. Una segunda mesa abordará el delito complejo, y en un tercer nivel se trabajará para reforzar la seguridad vial.

En la actualidad, cerca de 2800 efectivos de fuerzas federales de seguridad están desplegados en la provincia. Aunque el jefe de la Policía provincial, Víctor Sarnaglia, había estimado que se requieren 3000 gendarmes para contener la crisis, tanto Frederic como Sain y Perotti insistieron en conferencia de prensa que una mayor presencia de uniformados no asegura el éxito, sino la coordinación e intercambio de información. De allí que el convenio establezca por primera vez, según resaltaron, mecanismos de comunicación entre la órbita federa, provincial y municipal.

"Los santafesinos nos hemos quedado durante años en el dilema del número, cuando nunca se trabajó en la real coordinación de los operativos. Ahora vamos a coordinar y compartir información en los tres niveles, y por eso vamos a tener resultados muy superiores", garantizó Perotti, quien apenas asumir pasó a retiro a más de 30 jefes policiales.

El gobierno justicialista santafesino atribuye el aumento del delito al retiro masivo de las cúpulas policiales. Ya sin proyección, las bandas criminales que perdieron supuestas "protecciones" y las "zonas liberadas" donde operar, quedan a merced de otros narcos deseosos de ampliar su territorio, especialmente para el narcomenudeo, interpretan en Santa Fe.

En diálogo con la prensa, Perotti se mostró conforme con el respaldo del Gobierno nacional a la crítica situación que le toca atravesar en materia de seguridad, y pese al bloque que impuso el Socialismo en la Legislatura provincial, anunció que insistirá con declarar la “emergencia en seguridad para acelerar el traspaso de personal civil ocioso a las comisarías, a fin de poner más policías en las calles, y establecer sumas no remunerativas de incentivo para las principales jerarquías de la fuerza.

Tags relacionados
Noticias del día