Ante la escasez de recursos, Alberto sostiene el aislamiento

El mandatario advierte que es difícil conseguir reactivos por la alta demanda global. En las últimas horas, toma medidas para sumar personal de salud e insumos como barbijos.

El presidente Alberto Fernández está a un paso de entrar a la Fase 2 de la cuarentena, pero los especialistas consideran que si no funciona la apertura escalonada, el Gobierno podría volver al férreo aislamiento social obligatorio que decretó el 20 de marzo. El mandatario enfrenta la escasez de insumos como reactivos, o de médicos y enfermeros que podría necesitar el AMBA ante un pico de contagios de coronavirus

"El mayor de los problemas es que hay una demanda global de reactivos que no nos permite tener la cantidad de reactivos que quisiéramos tener", respondió el Presidente en una entrevista de radio de la Ciudad. Este tipo de determinaciones hoy son claves para también conocer el universo de "pacientes asintomáticos", como dijo el jefe de Estado. Estos pueden contagiar coronavirus y no presentan ni fiebre, ni tos, ni dolor de garganta, y ni siquiera están dentro de los casos sospechosos que podrían ser diagnosticados. Justamente, por eso varios países empiezan a recomendar barbijos caseros. 

El Gobierno igual puja por conseguir 500 mil reactivos. Pero también debe avanzar en otros frentes. Por ejemplo, la prevención con otros insumos, como recomendar barbijos. Este martes, la ANMAT comunicó que "exceptuará" su intervención por 60 días al ingreso de barbijos, tapabocas y guantes de examinación, para acelerar su entrada al país. Ya son varias provincias las que determinaron que el uso de mascarillas caseras debieran ser de uso obligatorio.

Otro recurso esencial que necesita sumar el Gobierno para afrontar una posible emergencia es la incorporación de médicos especialistas en terapia intensiva. Por ejemplo, la provincia de Buenos Aires lanzó una convocatoria para sumar 500 a su plantel, pero solo consiguieron 100. Entonces, el Gobierno lanzó ayer el "Proyecto de Contingencia para la Capacitación Situada y Permanente, en el marco de la pandemia COVID-19".

El objetivo es capacitar a profesionales de otras áreas en terapia intensiva. El programa está dirigido a todos los "residentes nacionales de terapia intensiva básica y post-básica, médicos y enfermeros de todos los años, así como otros residentes que cumplan funciones en áreas de cuidados críticos", tal como publicó el Boletín Oficial. El lunes habían prorrogado hasta el 30 de septiembre el plazo de las residencias de médicos. 

El motivo de semejante convocatoria se basa en lo que vio el Ministerio de Salud que ocurrió en otros países. La resolución sostiene que "las áreas críticas de cuidados intensivos de numerosos países como China, Italia, España, Irán, Francia y Estados Unidos se han visto superadas en capacidad operativa, lo que ha tornado necesario actualizar y capacitar a otros profesionales que atiendan a dichos paciente".

La preocupación es el AMBA, donde reside la mayor parte de la población y ya hay transmisión comunitaria. Fernández y el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, recorrieron ayer un hospital de campaña. En el AMBA funcionará un Comité de Emergencia que definirá donde serán atendidos los habitantes de CABA o el Conurbano, para apurar las decisiones, en caso de un pico. Si el virus llega a escalar cuando se flexibilice la cuarentena, el Gobierno puede apelar a una medida. El infectólogo y director de la Fundación Huésped, Pedro Cahn, lo dijo en el reporte matutino del Ministerio de Salud al hablar del avance a la segunda fase de la cuarentena: “si no somos capaces es probable que demos un paso atrás .

Tags relacionados

Noticias del día