CUESTIONÓ DURAMENTE A VIDAL: "PRETENDE SACAR UNA VENTAJA"

Aníbal se puso al frente del operativo y propone un Plan de Cuencas

El jefe de Gabinete es la cara visible del Gobierno ante las inundaciones y, como candidato bonaerense, quiere implementar un plan de cuencas y manejo del agua

Durante la breve y notoria ausencia del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, fue el jefe de Gabinete y candidato a sucederlo, Aníbal Fernández, la cara más visible del oficialismo en los operativos por las inundaciones. Recorrió zonas afectadas, dio información sobre las medidas para asistir a los evacuados, cuestionó a la siembra directa y la responsabilizó por dificultar el drenaje del agua y defendió la "infinidad", dijo, de obras hidráulicas que se realizaron en los últimos años.


Se hizo, además, de la cinta de capitán para criticar al gobierno porteño y al PRO por su oferta de ayuda a los damnificados. "Vimos una actitud bochornosa de una candidata que pretende sacarle una ventaja politiquera a un hecho de estas características", reclamó en clara alusión a su contrincante electoral, María Eugenia Vidal. "Tenemos que ver a sus funcionarios con las botitas puestas chapoteando en el agua como si hicieran la tarea de solución de la gente. Dan vergüenza ajena. La verdad, dan vergüenza ajena", agregó, por si quedaban dudas. Fue en su habitual ronda de prensa en la Casa Rosada.


A comienzos de mayo, cuando presentó su precandidatura a la Gobernación en el centro porteño, Fernández había esbozado sus planes para la gestión y, entre otras, mencionó la cuestión hídrica. "Vamos a tener un año con muchas lluvias", observó ya en aquel momento y advirtió: "Hubo inundaciones en algunos de los partidos, hay que hacerse cargo". Además, sin mayores precisiones, enfatizó: "Nosotros estamos llevando adelante un plan maestro de caminos rurales y de rutas para la producción, y tenemos un plan de mejoramiento de cuenca y manejo del agua".


"Lo primero que planteo es inversión en rutas y caminos rurales para sacar la producción, por eso la restitución del tren, la inversión en energía rural y la regulación del manejo de las cuencas para el regado son fundamentales", agregó días más tarde. Y en su cierre de campaña, hace dos semanas, retomó el tema. "Hay que hablar del cuidado del suelo, garantizar que en el manejo de las cuencas haya soja, trigo y maíz y no agua", sintetizó en esa oportunidad. La forma de producción del campo es, visiblemente, una de las patas de su plan hídrico.


De hecho, este miércoles responsabilizó particularmente a la actividad agropecuaria de la zona norte del interior bonaerense y la identificó como uno de los problemas que agravó la situación: "La siembra directa hace que el agua deje de escurrir", señaló.


Pero nada de eso le hizo olvidar ayer a sus rivales electorales. En esa línea, y si bien destacó el trabajo conjunto de Defensa, Seguridad, Desarrollo Social y Salud, Fernández se enfocó en cuestionar al PRO. "Acá no hay que ofrecer, hay que estar y yo no veo a nadie (del PRO) en ningún lado", señaló. "Hubo un ofrecimiento para la tribuna", insistió sobre la oferta del gobierno porteño a los municipios inundados, a la que definió como "una tomada de pelo". En ese sentido, puntualizó que la Casa Rosada hizo llegar a los intendentes "todos los elementos que solicitaron".


"Hay un montón de gente del Ejército, la Gendarmería, la Prefectura Federal y militantes (oficialistas) y nadie de ellos dice nada. Fueron y se pusieron a laburar", subrayó. Haciendo gala de la reciente sintonía entre kirchnerismo y sciolismo, también el gobierno bonaerense cuestionó a Vidal. En este caso fue el secretario de Comunicación de la Provincia, Juan Courel, el que acusó al PRO de tener "gestos de oportunismo político" por las inundaciones. "Están tratando de sacar algún rédito electoral de los problemas de la gente, de los daños materiales que sufrieron muchas personas y no es la actitud que tiene que primar", dijo.

Tags relacionados
Noticias del día