Aníbal Fernández dio de baja el debate del aborto que impulsaba el nuevo ministro de Salud

“No está en agenda la discusión”, enfatizó el jefe de Gabinete y generó el primer contradicho con el flamante funcionario, quien había prometido un debate “maduro” sobre el polémico tema.

Poco duró la armonía en el nuevo gabinete de ministros de la administración de Cristina Fernández de Kirchner. ¿Por qué? El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cortó de cuajo cualquier posibilidad de llevar adelante una discusión respecto al aborto, horas después que el flamante ministro de Salud, Diego Gollan, asegurara que el Gobierno impulsará “un debate maduro” sobre ese polémico tema.

“No está en agenda la discusión por el tema del aborto”, enfatizó Fernández, en diálogo con Radio Diez.

El verborrágico funcionario remarcó que se trata de “una política muy de fondo y una discusión que la sociedad argentina viene dando hace mucho tiempo”.

Según Fernández, “hay una posición asumida por distintos componentes de nuestra fuerza política”.

“Dentro del peronismo hay distintas formas de pensar y cada uno asume y piensa lo que quiere. Yo lo que le puedo decir como jefe de Gabinete es que no está en la agenda tratar ese tema”, subrayó.

“¡Miré que oportunidad hubiera sido decirlo ayer!. Es una política muy de fondo y una discusión que la sociedad argentina viene dando hace mucho tiempo. En nuestro propio grupo hay gente que tiene posiciones en contra, hay muchos y muchas compañeras que tienen posiciones asumidas”, añadió.

El anuncio de Gollan

Más temprano, el flamante ministro de Salud, Daniel Gollan, anunció hoy que el Gobierno impulsará “un debate maduro sobre el aborto” con los distintos sectores de la sociedad evitando los “extremos ideológicos y religiosos”.

Al respecto, el funcionario dijo: “Vamos a propiciar un debate maduro sobre el aborto con todos los sectores de la sociedad”, y consideró que “en el país hay 500.000 abortos por año y es la principal causa de muerte materna”.

En declaraciones a Nacional Rock, Gollan señaló que “hay que hacer un debate serio sin ponerse en los extremos ideológicos y religiosos”.

Seguidamente, explicó que “desde el punto de vista del sanitarismo uno tiene que hacer algo”.
 
“Vamos a propiciar un debate maduro con todos los sectores de la sociedad y una de las posibilidades es el camino que tuvo Uruguay con la consejerías aún antes de tener la ley de la legalización del aborto”, remarcó.

El ministro explicó que “las consejerías le da a la mujer toda la información necesaria para que pueda decidir con plenitud de conciencia una situación tan dramática como un aborto”.

Al respecto, dijo que “en Uruguay tuvo excelentes resultados y el 30% de esas mujeres que fueron a las consejerías decididas a hacerse un aborto, decidieron no hacérselo”.

 

Fuente: Agencias Buenos Aires

 

Tags relacionados