ALPEROVICH ABRIÓ LA PUERTA Y OTROS SENADORES PODR AN SEGUIRLO

Alerta para el Presupuesto 2019: se parte el bloque del PJ en el Senado

Tras los cruces públicos, los senadores por Tucumán anunciaron que se van del bloque para articular con Cristina. "Era previsible", dijo Pichetto

La tensión en el bloque peronista en el Senado alcanzó un pico ayer, cuando el tucumano José Alperovich anunció que junto a su coterránea Beatriz Mirkin dejarán la bancada que -haciendo equilibrio desde hace meses- preside Miguel Pichetto. En medio de las peleas públicas por la postura del bloque frente al Presupuesto 2019, los tucumanos podrían ser los primeros de un éxodo que deje al otrora bloque mayoritario notablemente diezmado. "Era previsible", analizó tras la novedad Pichetto.

"El bloque federal no me representa, vamos a armar un interbloque con Cristina Kirchner en el Senado", anunció ayer por la mañana Alperovich, en diálogo con El Destape Radio, y abrió la puerta a un sinfín de reuniones y rumores en el Senado. El tucumano, ya lanzado como candidato a gobernador, enfrentará en su provincia al actual mandatario, Juan Manzur, quien lo sucedió en la Gobernación y buscará su reelección.

Manzur ha llevado adelante una gestión de mucha cercanía con el gobierno de Mauricio Macri, por lo que Pichetto relacionó la definición de Alperovich con la necesidad de diferenciarse políticamente del actual gobernador en la carrera electoral. "Respeto la decisión que cada senador toma y entiendo las razones de carácter político", definió el rionegrino, que habló anoche con la prensa acreditada en el Senado.

Para Pichetto, la fractura era "previsible" y tiene que ver con que "el bloque está dividido porque el frente de los gobernadores está dividido". Esa división pasa por la posibilidad o no de ir a las elecciones de 2019 en un frente que incluya a Cristina o no.

Pichetto dice que no, Alperovich dice que sí. "Algunos creen que volver al pasado es una opción", señaló ayer el rionegrino, después de que el tucumano anunciara el portazo y avisara: "Con Sergio Massa ya hablamos personalmente y dijimos que Cristina Kirchner tiene que participar en la unidad". Massa sufrió en carne propia hace pocas semanas lo que a Pichetto le toca atravesar ahora: cinco de los diputados del Frente Renovador, liderados por Felipe Solá, se fueron de su bloque en Diputados disconformes con la estrategia de no articular con la ex presidenta.

Por eso, Pichetto ayer consideró que la decisión de los tucumanos marca un "sinceramiento en términos de futuro".

En esa línea, el vice de Pichetto en el bloque, el formoseño José Mayans, deslizó en diálogo con La Nación que la sangría podría acrecentarse. Mayans viene de mantener un cruce áspero y público con Pichetto en la comisión de Presupuesto del Senado. "Estamos hablando para ver qué es lo que va a pasar; pero así como están dadas las cosas es imposible mantener una relación de bloque", sostuvo el hombre del gobernador Gildo Insfrán.

Sin embargo, hasta anoche sólo estaban confirmadas las partidas de Alperovich y Mirkin. Ni Mayans ni su comprovinciana María Teresa González; ni los pampeanos Norma Durango y Daniel Lovera (cuyo jefe político, el gobernador Carlos Verna, es uno de los mandatarios más refractarios al gobierno nacional) habían ratificado la decisión de abandonar a Pichetto.

De todas formas, pequeña o mayor, la fractura tendrá una consecuencia: a menos que aparezca un acuerdo alternativo con Cambiemos, es muy probable que el peronismo pierda una de las sillas que ocupa en el Consejo de la Magistratura y que ganó por ser uno de los bloques mayoritarios del Senado. Ya no.

Tags relacionados