Alberto moderará a Larreta y Kicillof por el futuro del aislamiento

La Ciudad sigue con su plan aperturista mientras en la provincia se muestran "preocupados" por el aumento de casos. Acusan que reciben a enfermos porteños en hospitales del Conurbano

Es otra remake: Alberto Fernández recibirá durante esta semana en la Quinta de Olivos a un Horacio Rodríguez Larreta que planea continuar con su plan aperturista en la Ciudad y a un Axel Kicillof más preocupado por los números en el Conurbano bonaerense, para negociar cómo continuará el aislamiento en la zona metropolitana.

Con los récords de la semana pasada en casos y muertes por coronavirus, después de un endurecimiento del confinamiento, desde la administración bonaerense recordaron su idea de una "cuarentena intermitente", con la idea de abrir y cerrar las veces que sea necesario. "Casi con seguridad vamos a tener que ir a otra etapa de endurecimiento", pronosticó el ministro de Salud provincial Daniel Gollán.

En el medio, desde la Ciudad y Olivos remarcaban que había dos índices que aún les permitían cierto margen de maniobra flexibilizadora: la tasa de mortalidad que había disminuido (hay más fallecimientos pero también muchos más positivos) y la ocupación hospitalaria. Según el reporte de ayer, el uso de las camas de terapia intensiva en el AMBA cayó un par de puntos desde el viernes, al 62,9%.

"El gobernador está preocupado", revelaron ayer cerca de Kicillof, más allá de estas dos variables. "Las clínicas privadas en CABA están con situaciones extremas", alertan en La Plata, donde incluso reprochan que hay casos de porteños con diagnóstico positivo que son trasladados a provincia para internación, lo opuesto al histórico peregrinar de bonaerenses al sistema sanitario de la Ciudad.

¿Se rompe el AMBA entonces si lo que admitían como "matices" en la estrategia de reapertura pasa a ser más que eso? En la provincia no lo creen: "No podemos descoordinar las acciones". Por otra parte, reconocen que aún faltan días para confirmar lo que se esbozó como una tendencia la semana pasada, cuando los casos pasaron de un promedio de 4 mil a un salto de 6 mil. El propio ministro de Salud, Ginés González García, se mostró sorprendido por la escalada. En Olivos apelan a un escenario contrafáctico: sin la marcha atrás de julio, hoy habría aún más positivos diarios. Y renuevan su apuesta a la "responsabilidad ciudadana", en especial para evitar reuniones clandestinas: ayer todos los ministros difundieron nuevo spot con la consigna "seguí cuidándote".

Frente a posturas diametralmente opuestas, el Presidente deberá volver a mediar, después de la clásica charla con el comité de expertos. Una posición intermedia asoma como equilibrio, que en La Plata no descartan: evitar la nueva marcha atrás pero retrasar el plan aperturista. "Las opciones son esperar y seguir viendo o retroceder", ofrecen negociar.

Tags relacionados
Noticias del día