Alberto Fernández le ordenó a YPF frenar un aumento de naftas de 5% que iba a aplicar hoy

Había trascendido que la petrolera estatal iba a subir hoy sus combustibles, pero el mandatario le ordenó a Nielsen dar de baja el incremento. Empresarios del sector estiman que las naftas tienen un atraso de 10%.

El presidente, Alberto Fernández, ordenó al presidente de YPF, Guillermo Nielsen, frenar el aumento de 5% del precio de los combustibles que había trascendido este domingo y al que se iban a plegar las demás empresas del sector como Raizen (que opera las estaciones de servicio de Shell) y Axion.

Según declaraciones informales que trascendieron en la prensa, YPF tenía planeado subir un 5% el precio de sus combustibles, lo que habría dejado al litro de nafta súper en casi $ 56 y al de la premium cerca de los $ 64. Como la petrolera estatal tiene la porción mayoritaria del mercado, cualquier movimiento que iniciara empujaría a sus competidores en la misma dirección.

Según pudo reconstruir El Cronista, Alberto le ordenó a Nielsen dar marcha atrás con el incremento, para mantener los precios de los combustibles en línea con las tarifas de los servicios públicos que quedarán inalteradas hasta junio.

Nielsen había cuestionado la decisión del entonces presidente Mauricio Macri de congelar el precio del petróleo desde la explotación hasta el despacho en las estaciones de servicio, tras caer derrotado en las PASO. De todas maneras, las naftas subieron dos veces desde aquella medida.

El incremento que había decidido la cúpula de YPF apuntaba a brindar una señal a los inversores llevando los valores más cerca de los niveles internacionales. De acuerdo con empresarios y ejecutivos del sector, el atraso rondaba hasta hace 15 días entre 8% y 10%, a lo que se suma al menos otros 2 puntos porcentuales por lo que falta actualizar (como dicta la ley) el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y al dióxido de carbono (CO2). Para sumar presión sobre los precios, en enero se actualizará el Impuesto a la Transferencia de Combustibles.

Además, la estructura de costos del sector estará afectada por el incremento de la tasa estadística, de 2,5% a 3%, que encarece todas las importaciones de la economía, según dispuso la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva. En esta canasta están también casi el 20% de los combustibles líquidos (naftas y gasoil).

A lo largo de 2019, las naftas se ajustaron en nueve oportunidades, todas durante la presidencia de Mauricio Macri. Para sumar presión sobre los precios, en enero se actualizará el Impuesto a la Transferencia de Combustibles.

El incremento que había decidido la cúpula de YPF apuntaba a brindar una señal a los inversores llevando los valores más cerca de los niveles internacionales, contra los que la petrolera estatal está 15% retrasado, estimaron analistas consultados por la agencia NA.

El 1° diciembre se había producido el último incremento, tras publicarse una actualización del impuesto a los combustibles en el Boletín Oficial. Ese ajuste, sumado al alza de los biocombustibles, derivó en nuevos aumentos en los surtidores que rondaron el 5% y 6%.

Los precios de los combustibles siguen atrasados en la Argentina a pesar de que el barril de petróleo subió apenas 15% en todo el 2019. El principal componente de la suba en el país es la fuerte devaluación, que llevó al dólar de $ 38,85 a fines de 2018, a $ 63 en la actualidad, una suba de 62% del tipo de cambio.

Tags relacionados